Axel en Morón: Se reunió con empresarios en La Cantábrica y cerró un acto en el Club ’77 con Ghi, Sabbatella y Descalzo

El diputado y precandidato a gobernador del Frente Todxs, Axel Kicillof, continuó su campaña ayer en Morón, donde se reunió primero con empresarios en La Cantábrica de Haedo y más tarde cerró un acto en el Club ’77 con la más típica liturgia peronistas. Allí compartió el escenario con el precandidato a intendente Lucas Ghi, el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, los diputados Mónica Macha y Adrián Grana; y el presidente del N. Encuentro, Martín Sabbatella.

«La unidad nos llena de alegría. Estamos cómodos. Estamos bien, con energía, porque la unidad no era un concepto, ni una estrategia electoral o de márketing. Me tocó recorrer toda la Provincia. No hay lugar donde los vecinos no me dijeran juntense porque no damos más», arengó Axel, quien por la mañana se reunió con intendentes del PJ y el presidenciable Alberto Fernández para unificar la campaña. Además, intentaron alejar el fantasma del corte de boleta.

Por supuesto, ahora la apuntada es la gobernadora Vidal, que buscará polarizar la elección al extremo. «Nos apuntaron a mí, a todos, a los sindicatos. Pero cómo va a estar compunjidos o preocupados, si tenemos a la  compañera Cristina, a la que más ensuciaron, que dio un paso al costado para que vaya como candidato a mejor de los nuestros. El que representa una época», sostuvo Kicillof en alusión a Alberto, un comodín que pasó por todos los gobiernos.

Hasta fue candidato a diputado porteño de Cavallo en 2001. «Se dedican a las operaciones judiciales. Es nuestra responsabilidad discutir los problemas y poner en marcha la Provincia. Lo que va a volver es el empleo, la salud, la soberanía, la independencia, la justicia social», insitió Axel, casi sin voz, ayudado solamente por una botellita de agua.

Lo dijo horas después de que confirmaran la condena de Amado Boudou a 5 años y 10 meses de cárcel por el caso Ciccone.

En el escenario estaban todos los candidatos a concejales de Ghi, incluido los massistas y del PJ, claro está, aunque todavía no se sabe si será la única lista local K. La Junta Electoral Bonaerense ordenó habilitar la boleta de Hernán Solito, a quien se le había ofrecido jugar pero sin candidatos nacionales, hasta que finalmente lo bajaron tras el cierre de listas.

Las imágenes del acto fueron difundidas en vivo. Todo muy cuidado, aunque en la puerta minutos antes se vivía un caos. Hubo periodistas que no pudieron entrar, asistentes que denunciaban el robo de celulares y mucha tensión y forcejeos. El hermano del diputado Grana y el ex funcionario local Gustavo Yapura (son fornidos) custodiaban el ingreso. Algo parecido ocurrió la semana pasasa en Hurlingham con Alberto F. También quedó gente afuera y hubo pungas.

La apertura del acto estuvo a cago de Ghi. «En Morón, donde nos tocó gobernar durante 16 años, se suceden cosas que no son concebibles. Ya no pedimos que resuelvan los problemas o que los atiendan. Por lo menos que no los denuncien, como pasó con los pibes que fueron al Municipio a decir que tienen frío», indicó.

«Son centros de estudiantes, que la Democracia les enseñó a defender sus derechos. Tienen frío y hambre. Volvamos a ordenar las cosas», gritó desaforado, tras la toma del Consejo Escolar de hace 15 días, movilizada por dirigentes del SUTEBA y militantes K y del FIT.  A tal punto que hubo pases de facturas por la poca presencia de la izquierda. Una violencia que no se vio ni por asomo en distritos vecinos. Y no porque no haya problemas en las escuelas por resolver.

«Vamos a recorrer otro camino», indicó Ghi. También habló del barrio Aeronáutico de El Palomar. «Por lo menos articulen, contengan», arengó tras los desalojos suscitados en los terrenos de la Fuerza Aérea que fueron alquilados mientras era una Base Aérea dormida.

Por la tarde, Axel y Ghi participaron  junto a más de 350 industriales, empresarios y comerciantes del distrito de un «Cabildo Pyme» en el Parque Industrial La Cantábrica. “Están atravesando un momento difícil, deben lidiar con facturas impagables, el impacto de los impuestos y tasas municipales, la apertura de importaciones, la baja en el consumo y la falta de financiamiento”, destacó el exintendente, actualmente concejal en uso de licencia (hasta diciemnbre).