Morón: El sabbatellismo confía en que es la elección es irreversible y Tagliaferro apuesta al corte de boleta local

Aunque a veces pareciera una isla, con un microclima distinto al resto de la Zona Oeste, Morón suele ser una muestra de lo que sucede a nivel nacional. Así fue con Alfonsí, Menem, el kirchnerismo y con Cambiemos. En Morón al intendente lo pone el presidente. Paradójicamente, Ramiro Tagliaferro intentará quebrar esta tendencia frente a un sabbatellismo que allá en 2003 hacía alarde de su capacidad de obtener votos de todas las vertientes a partir de la tijerita.

Las etapas son distintas. Sabbatella, sin la Alianza, iba solo con un partido vecinal, con el guiño tanto de Kirchner y Solá, como de Elisa Carrió. Tagliaferro incentiva hoy el corte pero no puede tomar demasiada distancia de Mauricio Macri. En las PASO cayó por siete puntos (según como se mida la interna peronista) contra el Frente de Todos. El candidato más votado fue Lucas Ghi, que le sacó 13 mil votos (más 3.000 de Hernán Solito, que jugó con una boleta corta).

Hoy ambos están lanzados a la campaña final que define todo. «No es imposible. Vamos por los vecinos que no fueron a votar en agosto», sostiene un funcionario municipal, avalado por la mayor diferencia que sacaron en octubre de 2017 (de 16 puntos). Claro que entonces el peronismo no estaba unido y además la lista K la encabezaba Hernán Sabbatella.

Ghi sacó en las PASO el mismo porcentaje que en 2011, cuando arrasaba Cristina Kirchner, casi sin oposición a la vista. Desde Nuevo Encuentro difundieron una encuesta de «Proyección Managment & Consultoría» (tiene sede en San Justo), que le otorga al candidato de Todos un 47.9%, contra el 34.6% de Tagliaferro, conforme a una mayor polarización nacional. De acuerdo a este sondeo, el partido que más votos pierde es Consenso Federal, de Roberto Lavagna.

La candidata a intendenta de Consenso, Marina Cassese, superó la interna por escaso margen, pero aún entre ambas listas perdieron 3% de los votos del presidencial Lavagna, de buena elección en Morón. Este sábado la ex diputada, hoy asesora en Hurlingham, también sale de campaña junto al gremio gastronómico. En las Primarias, el corte de boleta a Macri hizo subir un poco más a Tagliaferro. Es evidente que recibió votos que no llegaron a la boleta local de Lavagna.

Hoy otras dos listas que competirán el 27, buscando el milagro del concejal: José Sebriano, del FIT, y Carlos Fabián Fernández, del Frente de NOS. La fuerza que conduce José Gómez Centurión bien podría diluirse para fortalecer a Macri.

Pero eso habrá que verlo. Las encuestas hoy favorecen a los ganadores. El sabbatellismo cree que la elección no tiene forma de darse vuelta aunque «retomamos la campaña cuando vimos que el oficialismo había arrancado proque no nos íbamos a quedar de brazos cruzados», sostiene un dirigente del NE, que admite que Ghi ya está pensando en el Gabinete.

Por su parte, la militancia oficialista sale a pintar paredes con el nombre de «Tagliaferro» y tijeras para la Listas 135, y el intendente hace una rutina diaria de encuentros y anuncios. El foco está puesto en El Palomar, donde ganó por nada, y Morón sur, donde perdió mal. «Con ganar bien Palomar y salir 40 a 60 en Morón Sur estamos bien», dicen en su entorno.

Para eso realiza reuniones con vecinos por las obras de cloacas, reparte ayuda social y sólo se mostró con Vidal este mes. La gobernadora hizo campaña hoy por Ituzaingó, cuando el macrismo duro se reunía a la tarde en Barrancas de Belgrano.

Posted by Marina Cassese on Saturday, September 28, 2019