Flybondi inauguró la ruta El Palomar- Río de Janeiro, pero no descarta mudarse a Aeroparque si hay cambio de Gobierno

La aerolínea low cost Flybondi inauguró esta mañana la ruta de El Palomar a Río de Janeiro (Brasil), tal cual tenía previsto hace algunos meses. Sin embargo, para completar su plan de crecimiento analiza trasladarse a Aeroparque, en caso de que un nuevo Gobierno cierre la terminal.

Hoy la pista de Palomar está restringida al horario de 7 a 22hs, con lo cual se pierden los vuelos nocturnos y los que salían a las 5 de la mañana. Esto hizo que la empresa cancelara 4 rutas que unían distintas ciudades del interior, debido a que los aviones salen más tarde de Morón.

En la previa del vuelo inaugural de esta mañana, Sebastián Pereira, CEO de Flybondi, dijo que «si cierran El Palomar, consideraremos operar desde Aeroparque, pero no nos vamos». El cambio de Gobierno pesa mucho más que la restricción horaria judicial, que no está confirmada por Cámara. Desde el kirchnerismo siguen azotando con las denuncias. Ahora acusan a Flybondi de fomentar el narcotráfico áreo.

El cambio de terminal implicaría que las low cost no puedan mantener sus promociones, «porque en la estrategia de precios bajos, Palomar es clave». «Nuestra operación maduró y el modelo low cost está consolidado», concluyó Pereira, quien espera que «el panorama se aclare».

Desde que inició sus operaciones en enero del año pasado Flybondi ya ha transportado casi 2 millones de pasajeros. Río de Janeiro es el primer destino de la compañía en Brasil, hacia el cual operará tres veces por semana (cuatro durante el pico del verano). A la ciudad carioca se le sumará Florianópolis desde diciembre.

Desde el pasado 26 de septiembre entró en vigencia una polémica medida judicial dictada por la jueza Martina Forns que restringe los vuelos nocturnos en El Palomar entre las 22:00 y las 7:00, la cual obligó a que tanto Flybondi como JetSMART deban reprogramar sus vuelos y cancelar algunas rutas interprovinciales, afectando a decenas de miles de pasajeros, así como a trabajadores del aeropuerto y negocios circundantes.

Esto ha provocado que en varias ocasiones los últimos vuelos del día deban ser desviados a Ezeiza, dado que la ¿reglamentación? tampoco es clara con respecto a si existe alguna tolerancia en el caso de que los vuelos arriben algunos minutos después de las 22:00.

Fuente: Aviaciononline.com