Efecto electoral: FESIMUBO intervino el Sindicato Municipal de Morón por 90 días, cuando en diciembre tiene internas

La Federación Sindicatos Municipales Bonaerense (FESIMUBO) intervino ayer, por 90 días, el Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón (STMM), para asegurarse de que durante ese lapso se convoque a elecciones. Pablo Salvo, su actual conductor, terminaba mandato antes de fin de año y todavía analiza si volver a presentarse. En 2015 la interna terminó en escándalo, aunque la Justicia nunca anuló ese proceso.

La movida puede entenderse como parte de los vientos de cambio que soplan con el resultado electoral puesto. Salvo fue un aliado de la gestión Tagliaferro, como antes lo había sido del sabbatellismo Luis Duré, quien creó un gremio paralelo (SETMM) afiliado a la antigua Federación de corte duhaldista (FSTMPBA), que se oponía a la restitución de convenios colectivos de trabajo, anulados por la Provincia en los ’90.

Duré no participaba de las reuniones paritarias en Morón y milita en el Frente de Todos. Pero la interna en el histórico sindicato de la calle San Martín la reactivaron Sergio Antón, María José Peteira y Gustavo Sanz, los mismos que intentaron heredar a Salvo en 2015. Ese año el secreatrio del STMM había convocado a elecciones antes de las generales, para que los militantes del sabbatellismo estén ocupados en otra cosa.

Todo terminó en escándalo, con una urna violada y luego robada en Ituzaingó (el gremio tiene jurisdicción también en Hurlingham, desde los tiempos del Viejo partido de Morón, aunque tiene pocos afiliados en esos distritos vecinos) y con denuncias cruzadas por fraude en la Justicia.

No fue la única movida de ayer. Militantes de ATE tomaron también el INTI con métodos vandálicos. «Es el plan para avanzar con las reincorporaciones. Son algunas de las diferencias estratégicas que tenemos con la Lista Verde», denunciaron desde ATE Morón (Verde y Negra).