Ituzaingó: Descalzo asumió su 7º mandato con promesas de un «polo universitario» y el show del Chaqueño Palavecino

Alberto Descalzo asumió este domingo su séptimo período consecutivo como intendente de Ituzaingó. Y lo hizo celebrando los 24 años que lleva al frente de un distrito que en 1995 se dividía de Morón por una ley del duhaldismo que logró poner a intendentes afines en tierras donde gobernaba el menemismo más ortodoxo.

La «fiesta de la autonomía» llevó a que el Chaqueño Palavecino clausurara la jornada con un show por la noche que pagaron todos los vecinos. “Para mi es una alegría estar en esta plaza central, lugar de encuentro de amigos, amigas. Quiero agradecer a todos los hombres y mujeres del pueblo que volvieron a creer en nosotros” comenzó el jefe comunal en su discurso. Acto seguido, prometió montar un «polo universitario» en el viejo edificio donde yacía la Unidad Sanitaria Ramón Carrillo. Hoy esas habitaciones están vacías ya que lo poco que se ofrecía en ese lugar se trasladó al edificio del PAMI, a unas pocas cuadras.

“Desde el gobierno, se hará todo lo que sea posible para poder vivir mejor y hacer crecer el pueblo de Ituzaingó, iremos a cada barrio a preguntar a vecinos y vecinas qué hace falta y cuál es el camino”, dijo el anfitrión e impulsor del show en la Plaza 20 de Febrero, junto a varios de sus colegas y amigos de tiempos inmemoriales: Juan Zabaleta (Hurlingham), Gustavo Menéndez (Merlo), Fernando Espinoza (La Matanza), Julio Pereyra (Florencio Varela), Andrés Watson (Florencio Varela) y Ariel Sujarchuc (Escobar).

“Queremos que Ituzaingó tenga un polo educativo para que los jóvenes tengan acceso a la universidad y que los abuelos y padres tengan la alegría de recibir a cada hijo, cada nieto con un diploma. Creemos en esto, en la preparación y la formación por eso apoyamos a nuestra juventud para que se preparen para el futuro”, sostuvo el intendente. En el límite, pero del lado de Merlo, está la Universidad del Oeste, que en su momento le sirvió al exintendente Otachehé para extender su poder, aunque tenía poco y nada para ofrecer.

Hace 24 años se espera un hospital: que Duhalde, que Solá, que Scioli. Que finalmente a Néstor y Cristina. Habrá que ver cómo sigue la novela con el nuevo gobierno y con el PAMI, que pasará a ser administrado por La Cámpora. También hay barrios que siguen esperando por las cloacas, que llegaron al distrito en 2007, pero no por Udaondo (la localidad màs cercana a la Plata de Tratamiento) sino por Ituzaingò centro, donde hoy se levantan decenas de edificios. El negocio inmobiliario no podìa esperar màs.

Mientras tanto, los chicos de familias sin obra social siguen naciendo en Morón, los padres y abuelos son enterrados también en Morón (o Hurlingham): No hay cementerio. Tampoco el parque industrial que se prometió en los ’90. Ni siquiera el HCD tiene edificio propio. Los concejales asumen en el patio de una escuela, en un club, donde sea. Fueron 24 años. El peronismo y la gente le sigue dando oportunidades a Descalzo.

El intendente comenzó su séptimo mandato. No podrá ser reelecto, a menos que se vuelva a cambiar la Ley. Su hijo, Pablo, está en la línea sucesoria. Su hijo polìtico, Pablo Piana, maneja el HCD. También domina el arte de dividir a la oposición. El bloque de Juntos por el Cambio se partió en dos el viernes pasado.