La asunción de Kicillof: Con los Fernández, pero sin corbata, hizo una fuerte crítica económica y a la herencia recibida

Con la presencia del Presidente, Alberto Fernández; y su Vice, Cristina Kirchner; el gobernador electo Axel Kicillof juró en la Legislatura bonaerense. Su discurso se basó en la herencia recibida y dijo que «con lo que hay no alcanza para pagar todas las obligaciones de acá a 30 días», sostuvo el mandatario provincial, luego de recibir los atributos de María Eugenia Vidal, que le deja unos $25 mil millones en «caja».

La saliente mandataria el deseó «éxito», habló de una transición ordenada y de una Estado en «orden». Pero Kicillof maltrató su gestión al asegurar que «paso de 9500 millones de dólares a 11200: en pesos la quintuplicó» producto de la devaluación. De la gestión de Scioli, que no dejó ni para pagar los sueldos de diciembre en 2015, no habló. Del Estado de la Provincia bajo su gobierno no opinó. Sólo dio el parte médico.

«La Provincia tiene una deuda financiera, pero también en salud, en educación, en producción en Trabajo. Si no crecemos no podemos pagar», sostuvo.

«No vengo a cargar las tintas», aclaró. «Se decretó un aumento en las tarifas, del 25% en todos los hogares, que vamos a dejar sin efecto», sostuvo Kicillof, ante el aplauso cerrado de su auditorio. Menos inversión de las empresas o más subsidios del Estado. «Si no se pueden pagar no son tarifas, es un saqueo, apuntó hoy el gobernador, quien convocó a las empresas de servicios público a buscar un camino de equilibrio.

En el arranque de su discurso ante la Asamblea Legislativa, el gobernador bonaerense habló de «reconstruir» la provincia de Buenos Aires y de «recuperar los derechos perdidos». «Hoy es el primer día de una etapa diferente», dijo.

«No creo que estén dejando una vara muy alta, sino un desempleo alto, una inflación alta y las condiciones de la provincia muy abajo», remarcó.

Criticó el «marketing político» de la gestión de Cambiemos y acusó a su antecesora de «negar» los problemas de Buenos Aires. «La sociedad y el pueblo de la provincia no quiere persecuciones y un Estado ausente, acusador, que culpa a las víctimas de la situación económica», enfatizó.

«El resultado de las elecciones expresa malestar y rechazo. Tiene que ver con una situación económica durísima. Pero no sólo eso, sino también un rechazo a una política económica y a una lógica de gobierno», puntualizó.

La sesión se inició con la participación de Teresa García, que ejerció la gobernación unas horas, desde que expiró el mandato de Vidal hasta la jura de hoy.

En el recinto de la Cámara de Diputados se reunieron las máximas autoridades de la provincia: los ministros de la Suprema Corte Eduardo De Lázzari, Luis Genoud, Eduardo Pettigiani, Daniel Soria y el Procurador Julio Conte Grand saludaron a quien será el ministro de justicia, Julio Alak, antes del inicio de la ceremonia a la espera del ingreso de las autoridades del Poder Ejecutivo. La Legislatura sesionará, por la tarde, para aprobar una nueva ley de Ministerios, que permita mañana la jura del gabinete del flamante gobernador.

Por la tarde, García podría tomar licencia en el Senado -donde ejerce la vicepresidencia primera, que la puso en la línea de sucesión de mando ante una eventual acefalía- para sumarse como ministra de gobierno de Kicillof.

El exsecretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, será el flamante ministro de Seguridad. Berni estará acompañado por otro exfuncionario de Cristina Kirchner: Julio Alak será ministro de Justicia. Este funcionario ya tiene que enfrentar un desafío urgente al asumir: controlar unas 17 cárceles donde se extiende una numerosa huelga de hambre.