Por mayoría, el HCD de Morón aprobó un aumento del 50% en las Tasas: JxC consideró nula la sesión y se fue del recinto

Anoche, en la Asamblea de Mayores Contribuyentes, el Concejo Deliberante de Morón aprobó un aumento de tasas del 50%, con los votos del bloque del Frente de Todos y tres concejales aliados. Juntos por el Cambio consideró que la sesión estaba «viciada de nulidad» debido al cambio de tres contribuyentes y se levantó de sus bancas. En tanto que el unibloque del GEN votó a favor de la reforma fiscal pero en contra del ajuste impositivo, a la cual consideró «excesivo».

El aumento en las tasas quedó aprobado, entonces, por 14 concejales contra 1 (34 a 2 en la Asamblea). El oficialismo defendió este ajuste la «deficitaria recaudación de 2019», que estuvo 132 millones de pesos abajo del Presupuesto, de acuerdo a los datos brindados por la jefa de bloque de Todos, la camporista Paula Majdanski. «La plata para las tasas hoy se usa para comer, pagar la luz y el gas. Muchos comercios cerraron o cayeron sus ventas», indicó la edil para explicar la baja recaudación. Pero esto no explica el ajuste. Sí los $1200 millones que dice dejó el período ’19 de déficit.

Para «resguardar» a los sectores más vulnerables, el oficialismo se aseguró de readecuar el impacto de la TSG en los jubilados y pensionados. 50% TSG. Los contribuyentes que cobren hasta $24100 de bruto serán eximidos el 100%. Los que superen ese monto, hasta los %36150, eximidos en un 75%. Hasta los $48200 en un 50%. Y luego se verán casos en particular, pasando siempre por el Concejo, cuando su «situación económica lo requiera, de trabajadores en general.

Llevado a pesos, las que abonaban entre $500 a $1000, es decir los que menos pagan de TSG, subirán $300 pesos en enero.

Para Sandra Yametti, la única «opositora» presente a la hora de la votación, el ajuste «es excesivo, tanto para las tasas ordinarias como para las otras, como los derechos de habilitación. Supera la media de la región», explicó, pese a lo cual votó a favor, en general y en particular, de la ordenanza fiscal. Ese expediente tuvo, entonces, un respaldo «unánime».

Claro que faltaban las 9 manos de Juntos por el Cambio, que sólo se sentó a explicar por qué consideraba nula la sesión.

La jefa de bloque, Natalin Faravelli, dijo que «el expediente está lleno de irregularidades», por lo que presentaron una nota ante el Tribunal de Cuentas y amparo en el Juzgado Federal 2 de San Martín, para considerar nula a la sesión.

El problema estuvo centrado en la lista de contribuyentes que fueron a votar y que se modificó respecto a la del año pasado. Fue, en virtud de los reconocido por Todos, un tanto «inusitado». Pero en teoría se acordó en noviembre una nueva lista que el intendente Lucas Ghi se encargó de confeccionar y que expresaba la nueva representación del recinto. Tanto por el lado de los concejales electos como por los tres que abandonaron Cambiemos y son aliados del Gobierno.

«Ghi decretó de oficio una nueva nómina excediéndose sus facultades. Altera la proporción de los bloques. Se quitaron y agregaron asambleístas. Son 47, de 48 que tienen que ser. Consideramos que la convocatoria está viciada de nulidad», aseguró Faravelli, quien advirtió no sólo responsabilidades penales, sino posibles juicios en contra del Municipio.

«Si se aprueban estas ordenanzas podrían ser puestas en dudas su legitimidad. La nula incorporación de tres nuevos contribuyentes viola la Ley Orgánica de Municipalidades (LOM). Jamás vamos a permitir que se avasallen las instituciones», apuntó.

El orden de los contribuyentes electores no es menor. Hay dos por cada concejal, propuestos por los bloques. La oposición tiene técnicamente 10 manos, pero había tres contribuyentes que entraron por Cambiemos que fueron quitados, para que ingresen otros de concejales hoy aliados. Si no se hacía podía hacer naufragar la votación (de 72 manos).

El renovador Marcelo González aclaró que «el 14 de noviembre en la reunión de labor parlamentaria con los presidentes de bloque se acordó girar al DE el expediente. No fue una decisión unilateral. Se hizo para corregir una representación política. La nómina la debió completar Tagliaferro. La envió Ghi, con la integración de todos los bloques políticos en el actual HCD. Fue un trámite inusual».

En este caso Yametti convalidó la sesión: «El retiro de Juntos por el Cambio enoja. Las reglas de la Democracia son claras. Aún con reparos legales, nada impedía que se expresaran sobre esta norma. Hubo un acuerdo político para zanjar las deficiencias administrativas del expediente».

Por último, Faravelli completó su alocución asegurando que «Ghi está echando empleados, más de 300 despidos injustificados, mientras nosotros estamos acá buscan achicar el Estado». Aunque no opinó sobre la cuestión de fondo de la sesión en cuestión, aseguró que «echar empleados y aumentar impuestos es lo único que hicieron hasta ahora».

Sesión completa aquí: https://www.youtube.com/watch?v=GA4FEqebTig