Ghi presentó la Comisión Verificadora de Créditos: Se obliga a los proveedores a firmar un convenio y a revisar toda la deuda

El intendente de Morón, Lucas Ghi, encabezó esta mañana la primer reunión pública de la Comisión de Verificación de Créditos, ante más de 300 proveedores de bienes y servicios que declaran cobros adeudados por parte del Estado municipal.

Se trata de un ente encargado de revisar las acreencias anteriores al 10 de diciembre, que en total superan los mil millones de pesos, según datos del gobierno, es decir un quinto del Presupuesto total de la Comuna durante todo el 2019.

Se estima que quienes se presentaron podrías ser «la mitad de los acreedores que reclaman deudas contraídas por la gestión anterior». Fue un «paso inicial», en el que el intendente se comprometió a saldar deudas, aunque para esto habrá que llenar formularios y formas de manera redundante, para al final negociar un plan de pagos, acreditada la deuda.

La comisión fue creada por ordenanza del Concejo Deliberante y fue reglamentada por el Ejecutivo, por lo cual la mesa de presentación estuvo acompañada por el jefe de Gabinete Hernán Sabbatella, la secretaria de Economía y Finanzas Cecilia Gatta Castel, la secretaria de Fortalecimiento Ciudadano Florencia De Luca, la secretaria de Asuntos Jurídicos Elena Frizzera, el presidente de HCD, Jorge Laviuzza; y la directora de Compras Natalia Mammana.

«Este plan se enmarca en la declaración de una emergencia que determinamos hace algunas semanas, con la cual se dispone, entre otras cosas, la composición de la Comisión de la Verificación de Créditos y Deuda, que es un procedimiento que queremos llevar adelante con absoluta serenidad, transparencia y racionalidad”, señaló el jefe comunal.

“Nos hacemos cargo de esto, pero queremos establecer reglas de juego transparentes, participativas, confiables y razonables. Según estimaciones preliminares que fuimos conjeturando, hoy podemos aseverar sin temor a equivocarnos que la deuda que debemos afrontar superan los 1000 millones de pesos”, remarcó en el Salón Mariano Moreno.

El compromiso es saldar las deudas, respetando las obligaciones contraídas por el Estado ante proveedores de bienes y servicios. Sin embargo, desde la Comisión de Verificación de Créditos se establecieron cuatro pasos a seguir: La inscripción en el registro de adhesión y la presentación del formulario del requerimiento de pago. En un instructivo distribuido ante los presentes se avisó que se deberán presentar documentos fiscales, facturas y órdenes de Compra.

Esa oficina estuvo cerrada para los proveedores desde el 6 de octubre, hasta el 2 de enero, cuando se volvieron a tomar facturas. No está claro todavía si la misma documentación, ya acreditada en Economía, deberá volver a presentarse. Lo cierto es que los acreedores deberán hacer una propuesta de pago y finalmente, firmar el convenio suscripto.