Maceira asumió en el Hospital Posadas con la premisa de reincorporar personal, aunque esto sigue generando internas

Luego de decreto ministeral que intervino el Directorio del Hospital Nacional Alejandro Posadas, el Dr. Alberto Maceira hizo su presentación en el nosocomio, tanto ante funcionarios, dirigentes y personal, con la premisa de revisar los despidos que tanto ruido  generaron durante los últimos años, aunque no todos comparten la misma mirada.

“El gobierno de Cambiemos tomó medidas muy antipopulares, en contra de la gente y de los trabajadores del hospital”, sostuvo Maceira en comunicación con “Te quiero” en AM750 y comentó la situación en la que encontró al hospital. “Hay áreas que están en emergencia, que han perdido el 60 por ciento de su capacidad por que han despedido profesionales”. Además el nuevo interventor destacó la falta de insumos de altos costos y los problemas edilicios.

La intervención es por 180 días, pero se especula con que la situación se normalice y Maceira sea designado director del hospital.

El nuevo interventor se mostró el lunes ante referentes de la zona como el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, con quien trabajó como secretario de Salud entre 2015 y 2018, cuando asumió como presidente del INCUCAI. Antes había sido director del Hospital de Agudos de Haedo (2005-2010), durante la gestión de Daniel Scioli.

No fueron pocas las marchas que realizaron sectores del kirchnerismo y de izquierda en el Posadas, especialmente ante los despidos de 2016, que vinieron luego de 1200 incorporaciones en 2015. Al principio fueron sin filtro, luego se apuntó a sectores disidentes y rebeldes (enfermería) o que escondían algún tipo de nicho, como por ejemplo en Psiquiatría. La pelea mayor con los residentes ocurrió en 2018, en pleno ajuste presupuestario, y tras el fichaje con tarjeta.

Por ese entonces, el secretario de ATE Morón, Darío Silva, mantenía el hospital en funcionamiento, preservaba sus fuentes de trabajo, y era blanco de críticas de sectores sin votos en el gremio (fue reelecto en agosto pasado con el 70%).

La llega de Maceira fue un triunfo para el peronismo de la Zona Oeste, aunque habría también designaciones que conformen al nuevo gobierno de Morón. El sabbatellismo había manejado la intervención K de 2015, con Martín Latorraca.

La mirada por los despidos tienen puntos en común, pero también disidencias. «Le explicamos la situación. Y nos pidió la lista de 2016, con 600 despedidos en marzo. Había otro listado en 2017 con 200 despidos. Planteó que esto va a merecer un análisis profundo. Y se analizarán los casos que se crean injustos. Van a ver caso por caso», indicó Silva.

¿Qué expectativa tiene en esta etapa?- se le preguntó al secretario de ATE Morón

Silva: El hospital funciona para la gente, más allá que uno cuenta con puestos de trabajo y de la necesidad que se generó con las bajas. Que no se demoren las incorporaciones en sectores como el de limpieza, que están devastados, más allá de la empresa que tiene buena parte de ese servicio en el Hospital. El tema presupuestario hay que tenerlo en cuenta tanto con las decisiones políticas, debido a la situación económica del país.