Kicillof reperfila el pago de bonos del 2011: “Para recuperar la capacidad de pago la Provincia necesita volver a crecer”

El gobernador, Axel Kicillof, confirmó que no afrontará el pago de la deuda que vencía el 26 de enero. Era un bono tomado en 2011 por Daniel Scioli. Sin salvataje nacional, culpó a la gestión de Vidal por la situación financiera de la Provincia.

“Lo que vuelve insostenible el pago es el fuerte endeudamiento de la gestión de Vidal”, sostuvo Kicillof durante una conferencia de prensa brindada esta tarde junto a su ministro de Economía, Pablo López, en la sede de la gobernación en La Plata. Además, estuvieron presentes los principales ministros del gabinete bonaerense.

El mandatario provincial aseguró que “los montos que dejaron no fueron suficientes para afrontar los compromisos” y reiteró que están “buscando una solución ordenada”, ya que tiene “voluntad de honrar los compromisos”.

“En estas condiciones la carga de la deuda es insostenible. Lo que ocurrió en la provincia es un capítulo más de la forma en la que se endeudó el país durante la gestión del presidente Macri”, precisó el mandatario bonaerense, para luego afirmar que esperan que los acreedores “actúen de buena fe y con madurez para impedir que la resolución de este problema sea desordenada».

Kicillof aclaró que durante los próximos 4 años la provincia tendrá vencimientos de deuda por un monto cercano a los 8800 millones de dólares. En esa línea, explicó que durante toda la gestión de Vidal la provincia afrontó “4500 mil millones en deuda” y que este año solo su gobierno deberá pagar hacerse cargo de una deuda de “3000 mil millones”.

El Gobernador dijo que “todos los acreedores están en conocimiento que en estas condiciones no se van a poder honrar las deudas” y dejó en claro que lo que buscan desde el Gobierno son “soluciones de consenso”.

En sintonía con la primera parte de su discurso, advirtió que “la provincia hoy no está en condiciones, según la caja y la situación financiera, de pagar los próximos vencimientos”.

“Lo que pedimos es que se modifiquen las condiciones y que los vencimientos pasen para más adelante. Pedimos que sea para los primeros días de mayo”, aclaró.

En otro tramo de la conferencia el mandatario explicó que “el 82% de la deuda está en dólares” y que la provincia “recauda en pesos», lo que le generó un problema para solventar los vencimientos de deuda que tiene por delante. “Triplicaron los vencimientos en dólares. De los 2900 millones de dólares que vencen solo un tercio son bonos emitidos por gobiernos anteriores al de Vidal”, sostuvo.

Kicillof aseguró que “para recuperar la capacidad de pago, tanto la Nación como la provincia deben crecer” y advirtió que “no se trata de una receta ideológica”, sino que “si la provincia y el país generan más valor, su capacidad de pago mejora”. “Nosotros no queremos hacer como la gestión anterior. No vamos a prometer cosas que no podemos cumplir. Esta propuesta que hacemos es algo que estamos en condiciones de afrontar», explicó.

Consultado sobre la posibilidad de caer en un default, el mandatario dijo que su intención es “evitar el no pago” y que han demostrado ante los acreedores “la vocacion de pagar”, aunque “con las condiciones actuales es imposible”. Y agregó: “Por eso se avanzó en esta dirección y se entabló un diálogo con los acreedores. Todos saben que esta deuda, tal como está el contexto, es insostenible».

Por último, apuntó contra Juntos por el Cambio por los cambios que le hicieron a la ley impositiva que se aprobó la semana pasada. “Durante la discusión de la ley le pedimos al macrismo que no privara a la provincia de recursos porque los que había eran insuficientes. Lo que tenían que hacer era no reducirlos. Y lo hicieron”, sostuvo. Luego, precisó que con la ley la oposición “intentó plantear cosas que estaban afuera de los problemas reales que tiene la provincia”.

Durante la conferencia el gobernador bonaerense fue consultado sobre la posibilidad de frente a una refinanciación que no prospere, emitir un bono de circulación interna, como fue el patacón, para cumplir con los compromisos de los proveedores del Estado. Frente a la pregunta, Kicillof se río y se mostró sorprendido. Luego, respondió: “No tiene ningún contacto con esta cuestión. Se trataba de bonos para generar liquidez en pesos ante una circunstancia de falta de liquidez después del fin de la convertibilidad. No se me ocurre dos situaciones más distintas”.