Cuál es el verdadero salario de Ghi y de la hija de Sabbatella: La información oficial desmiente acusaciones de la oposición

La aparición de dos nóminas del personal del municipio de Morón, en las redes sociales, abrió un nuevo frente de batalla en un municipio atravesado por la grieta y en el que las acusaciones cruzadas están a la orden del día desde hace años.

El martes, el concejal de Juntos por el Cambio Emiliano Catena publicaba en su cuenta de Twitter los haberes del intendente, Lucas Ghi; de Camila Sabbatella (actual subsecretaria e hija del actual titular de la ACUMAR) y de otros funcionarios. Aclaró que difundía esa información porque había sido «eliminada» de la página oficial del Municipio de Morón.

Hasta esta mañana, este medio intentó acceder a los datos oficiales que se publican en la sección «Anticorrupción» del portal municipal. Allí aparecía el recibo de sueldo del intendente, pero no la plantilla de empleados. Finalmente, esta tarde se publicó una nómina muy distinta a la que trascendió por afuera del registro oficial. Aunque hay datos que llaman la atención.

En primer lugar, hay que decir que el recibo de haberes de Ghi, como en la nómina oficial, el intendente no se duplicó el sueldo (de acuerdo a los $217 mil que habían denunciado), sino que aparece con un salario neto (con los descuentos) de $108.701. No hubo aumento comparado con su antecesor, que hasta noviembre cobraba $120000 netos.

Del mismo, modo la información desmiente que Camila Sabbatella gane $143 mil pesos, lo que la ubicaba con mejor remuneración a la de su jefe, el secretario de Gobierno, Diego Spina. Al parecer la nómina fue corregida o la otra era apócrifa.

Hay algo que es cierto. De acuerdo a los datos oficiales, se desprende que hoy el municipio cuenta con unos 5989 empleados, entre planta y temporarios (sin contar monotributistas), siendo que el propio sabbatellismo denunció que la gestión Tagliaferro se fue con una superpoblación de 5400 empleados, cuando eran 4700 en diciembre de 2015. En el macrismo denunciaron en redes que ya existen unos «600 despedidos» desde fin de año, pero que ya ingresaron otros tantos. También se quejaron de que no se liquidaron los sueldos de diciembre de funcionarios retirados.

En la década del 2000, en su versión vecinalista, Sabbatella subió la vara en materia de transparencia, sin que en municipios vecinos lo imiten hasta hoy. La información del personal, al menos, se puede buscar o reclamar ante la Oficina Anticorrupción. Esta vara requiere una observación permanente. De ahí que haya poco efecto contagio en la zona.

La publicación del organigrama municipal tiene dos miradas: Por un lado se suprimieron (por fin) las secretarías regionales de las UGC, que hoy están todas a cargo de la Secretaría de Desarrollo Territorial (Mariano Spina). Pero hay tres secretarías que son muy parecidas y que no parecen contar con muchas áreas a cargo. Jefatura de Gabinete (Hernán Sabbatella) tiene debajo a una Subsecretaría (Fabián Montechiari) y ésta, a su vez, a sólo dos direcciones (Unidad Logística y Control de Gestión). Gobierno (Spina) lo mismo: Camila es subsecretaria y jefa de otras dos direcciones (Relaciones Gremiales y Coordinación de Consejos Asesores). La Secretaría General (Damián Aguilar) tiene sólo una dirección bajo su cargo (la Dirección de Planificación y Seguimiento Presupuestario: Sergio Daniel Gramajo).