Obras en Morón: Mientras la Provincia se interesa en las cloacas, y la oposición destacó anegamientos históricos

En una jornada atravesada por el calor y las tormentas, los papeles se volvieron a invertir en Morón, a raíz de las posiciones políticas, obras y problemas históricos que siguen vigentes en el municipio de nuevamente conduce Lucas Ghi.

Por empezar, funcionarios bonaerenses dejaron trascender su interés por el estado de las distintas obras de cloacas que se realizan con fondos internacionales del BID, entre el municipio de Morón y la Provincia. Sergio Benet, director Provincial de Agua y Cloacas (DIPAC), mantuvo también una reunión con Pablo Itzovich, secretario municipal de Planificación Estratégica, para conocer cómo avanzan esos trabajos en las zonas de Castelar y Morón Sur.

“El conjunto de obras promedia un avance de 30% en su ejecución en la actualidad y contemplan más de 145.000 metros de cañería cloacal y 13.000 conexiones domiciliarias”, expresó el ingeniero Benet acerca de las siete obras que beneficiarán a la totalidad de los habitantes del distrito cuando estén finalizadas.

En la recorrida, estuvo presente la arquitecta Sandra Gerase, Directora de Redes de Infraestructura del municipio de Morón, que se mostró satisfecha con los avances de construcción que se llevan adelante, cuya inversión suma un total de $ 911. 949.776 con los aportes del Banco Interamericano de Desarrollo y la ejecución de la Subsecretaría de Recursos Hídricos, perteneciente al Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires.

Lo bueno es que las obras siguen en marcha. Lo malo es que siguen las inundaciones. Y ahora son los concejales de JxC los que cuestionan al gobierno municipal por los anegamientos. Natalín Faravelli twiteó: «Mientras @LucasGhi
pasea por Mar del Plata disfrutando del sol y playa, aquí en Morón estamos BAJO EL AGUA. Y ya que estamos: terminar con las obras de las cloacas ni hablar…no?», con la foto tomada desde un colectivo en una calle de bote a bote.

Otro que salió, como hasta hace unos años hacía el sabbatellismo y el FR, a aprovecharse de los anegamientos por Emiliano Catena. Los túneles construidos durante el kirchnerismo, históricamente, sufren de una mala evacuación hídrica.