Encontraron en un estacionamiento de Lanús, al auto que conducía el homicida de Pinar de Rocha, que sigue prófugo

La policía encontró en un estacionamiento privado de Lanús el auto del joven que es intensamente buscado por haber disparado contra la entrada del boliche Pinar de Rocha, el domingo, causando la muerte de un RRPP y barra de boca y herido a un custodio.

Los investigadores creen que luego de matar a Leonardo «Pollo» Martínez, el asesino de 19 años perdió al patrullero que lo seguía y subió a la Autopista del Oeste y se dirigió a Lanús donde dejó el Volkswagen Bora negro usado en el crimen, informó la Policía.

El prófugo siempre guardaba el auto en ese lugar, detallaron las fuentes. Se trata de una casa cuyo dueño alquila el garage como estacionamiento de vehículos a particulares. Según reconstruyeron los investigadores, lo dejó ahí el domingo a las 19, una hora después del crimen del RR.PP.

Los peritos de la Policía Científica levantaron rastros dentro del vehículo y buscaron vainas servidas y otros elementos de interés para la causa. Ya no tienen dudas que los disparos fueron dirigidos.

A su vez, los investigadores allanaron la casa del único acusado, un joven de 19 años que vive en Lanús, y también la de sus padres, pero en ambos casos no pudieron localizarlo, por lo que continuaba prófugo.

Según las fuentes, los investigadores secuestraron documentación que vincula al sospechoso -que cuenta con antecedentes penales- con el Bora negro.

El patovica baleado en el mismo incidente que Martínez, Marcelo Ponti, amplió su declaración testimonial ante el fiscal de la causa, Mario Ferrario, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Morón, y ratificó sus dichos a la prensa, en los que aseguró que el tirador apuntó directamente contra el RR.PP. ya que mantenía con aquel un «problema» por una mujer: la víctima tenía una relación con una ex del asesino.

Sin embargo aún hay dudas en el entorno del relacionista sobre el móvil: creen que el ataque estuvo relacionado a una discusión que nada tenía que ver con una chica y a la que describieron como «común en la noche pero que fue muy fuerte».

Todo ocurrió el domingo a las 18, en la puerta de Pinar de Rocha, ubicado en Rivadavia 14751, en el límite entre los partidos de Morón y La Matanza, en la zona oeste del conurbano.

El ataque, grabado por varias cámaras de seguridad, fue cometido delante de un patrullero estacionado en la puerta del local, el cual se encontraba lleno de personas que asistían a una fiesta habitualmente conocida como «after».