Morón: Un interventor que está por irse pidió por paritarias en el Municipio y desató una interna en el sindicalismo K

Víctor González asumió como interventor en el Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón a fines de octubre, cuando el cambio de gobierno era un hecho en Morón. En 14 días dice que dejará su cargo. Pero en el medio levantó una polvareda, por cuestionar al gobierno de Lucas Ghi, y ningunear a uno de sus dirigentes aliados, Luis Duré, del SETMM.

«La otra federación (FSTMPBA, a la que pertenece Duré) no peleó por la ley 14656 que devolvió las paritarias. Hizo campaña por Macri. Ahora sacan fotos y dicen que están dialogando cuando yo pido paritarias y no me dan ninguna respuesta», sostuvo este dirigente de Merlo, comisión directiva de FESIMUBO, irreverente hacia la interna política local.

«Siempre estamos dispuestos a negociar. Pero una cosa es eso y otra cosa es decir que te van a dar esto y listo. Somo combativos. Vamos a pelear por salarios dignos. Después no voy a opinar de la mecánica política local, quienes salieron en defensa de su intendente, lo que está bien», sostuvo en diálogo con UM, en la oficina 9 de San Martín 451.

«Hay una auditoría contable que se ordenó. La intervención viene por una denuncia acerca de irregularidades en el llamado a elecciones del año pasado (que no se hicieron). Es bastante complejo. Tengo la obligación de velar por el bienestar salarial. Le envié una carta documento a Tagliaferro, que estaba en retirada porque por suerte perdió las elecciones. Y luego le envió carta documento al compañero que había asumido. Tuve un par de encuentro con Diego Spina. Le solicité una respuesta firme, que no tenía. Y después aparece en otra organización sacándose una foto», relató.

A todo esto, desde la CGT y el PJ ya lo había cruzado por sus declaraciones en Primer Plano, donde trató a Duré de «pseudodirigente». En sendos comunicados lo llaman a la reflexión y salen en defensa tanto del SETMM como de Ghi.

Su antecesor, Pablo Salvo, estuvo a cargo del STMM durante el mandato de Ramiro Tagliaferro. Y tenía que llamar a elecciones. Ya había sido violentado el proceso de 2015, que también terminó en la Justicia con denuncias cruzadas de fraude.