Al igual que los presos K, los detenidos por delitos de lesa humanidad pidieron domiciliaria por el coronavirus

Los condenados por delitos de lesa humanidad Miguel Etchecolatz, Raúl Guglielminetti y Alfredo Astiz pidieron que la Justicia les otorgue el beneficio de la prisión domiciliaria, en el marco de la emergencia sanitaria declarada por el coronavirus.

El represor Astiz, condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad en la ESMA, pidió prisión domiciliaria el miércoles, a raíz de considerarse dentro del grupo de riesgo de contagio del coronavirus.

Lo hizo ante el Tribunal Oral Federal 5, el cual ya ordenó la realización de una junta médica previo a la resolución del planteo.

Astiz tiene 69 años y cáncer de próstata y por razones de edad y al tener una enfermedad preexistente es que pidió la prisión domiciliaria. El represor, conocido como «Ángel Rubio», fue condenado años atrás por el Tribunal Oral Federal 5 junto a otros ex militares por delitos de lesa humanidad perpetrados en la ex ESMA, durante la última dictadura militar.

En tanto, los pedidos de la defensa de Etchecolatz y Guglielminetti fueron radicados ante el Tribunal 6. El ex policía bonaerense y el ex agente de inteligencia, ambos condenados por delitos durante la última dictadura en la causa conocida como «Puente 12», consideraron que deben estar en sus casas ante el peligro del coronavirus, por estar dentro del grupo de riesgo.