Exento del aislamiento obligatorio, el intendente de Morón se mostró activo y hasta controló precios en un hipermercado

En el primer día de cuarentena y exento del aislamiento obligatorio, el intendente de Morón, Lucas Ghi, se mostró activo y, de hecho, apareció no sólo en reparticiones públicas sino también en un hipermercado Coto, donde controló precios.

Su rutina fue apareciendo durante el en redes sociales, lejos de las imágenes de calles militarizadas como en Salta, Córdoba o Santiago del Estero. En la calle hubo libertad para circular y apenas se registraron 600 denuncias en toda la Provincia por violar la cuarentena. Por supuesto, no vigilan casos de riesgo y se limitan los espacios públicos de esparcimiento.

Por eso, el Municipio se dedicó a ordenar, más que impedir, que la gente se agolpara de nuevo en el Coto de la calle Brown. La cola se estiraba de la puerta para afuera, para cumplir a medias el cuidado del contagio del célebre coronavirus.

El #quedateencasa no funcionó. El municipio garantizó servicios esenciales, aunque atento al DNU presidencial, ya había establecido el cierre del poliderpotivo Gorki Grana.

En este contexto, Ghi hizo una recorrida que comenzó por el Centro de Operaciones y Monitoreo «para supervisar el trabajo que se viene realizando en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio».

En ese sentido, desde el Municipio se informó hoy que continúa notificando a más de 2000 personas con domicilio en Morón que ingresaron recientemente al país, para que cumplan la cuarentena obligatoria por 14 días en sus casas.

Al mediodía, el intendente y su jefe de Gabinete, Hernán Sabbatella, acompañaron a inspectores de la Dirección de Defensa del Usuario y el Consumidor y de Inspección General en una recorrida por el supermercado Coto y otros comercios, donde se realizan controles para garantizar que se cumpla con la lista de precios máximos que fijó el Gobierno.

Por la tarde, Ghi se reunió con la responsable de la Unidad de Gestión de PAMI Morón, Valeria María Zalazar, «para abordar en forma conjunta la situación de las personas adultas mayores que tienen que cumplir sus respectivos aislamientos».

El intendente transmitió la necesidad de articular acciones para asistir a los pacientes, ofrecerles ayuda y tener presencia, para que el aislamiento no signifique soledad ni desconexión, sobre todo en los casos de personas adultas mayores que no participan de centros de jubilados ni cuentan con un acompañamiento familiar ni social.