La vida en cuarentena: Negocios de barrio abiertos, calles semidesiertas y primeros detenidos por la Policía en Capital

Luego de una madrugada en absoluto silencio, las calles comienzan a tener algo de movimiento, en el primer día de la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno, que es flexible pero que ya registró las primeras detenciones a personas que desobedecieron la norma. El transporte público, el combutible y la atención sanitaria fue garantizada anoche.

Trenes, subtes y colectivos funcionan, porque muchos agentes públicos deben movilizarse, lo mismo que personal sanitaria, cuidadores y trabajadores que excepciona el DNU publicado esta mañana en el Boletín Oficial. Esto hizo que hubiera presencia en las calles. De a poco los comercios se animaron a abrir. Habrá que ver si el aislamiento se endurece.

Por lo pronto, Trenes Argentinos informó que hoy y mañana, los servicios de las líneas Roca, Mitre, Sarmiento, San Martín y Belgrano Sur circularán con cronograma de día sábado, deteniéndose en todas las estaciones intermedias como Castelar o Ituzaingó. A partir del 22 hasta el martes 24, los trenes circularán pero con el diagrama de los días domingo.

Los colectivos también funcionan con un cronograma acotado. La Metropol, una de las gerenciadoras de empresas de transporte de pasajeros más importante del país, con 27 líneas, informó que se mantendrán el servicio habitual de los sábados, «con el fin de movilizar a los propios conductores, médicos, enfermeros, profesionales de la industria alimentaria y la seguridad, y a todos aquellos que necesitan seguir realizando su trabajo, para poder cuidarnos a todos».

En tanto, siete personas (una armada) fueron detenidas esta madrugada en el barrio porteño de Belgrano al iniciarse el aislamiento social obligatorio impuesto por el Gobierno Nacional por el coronavirus, según informó la Policía de la Ciudad.

De acuerdo a la información publicada por Télam, personal policíal estaba recorriendo el barrio, para dar cumplimiento a la cuarentena total, cuando fueron advertidos sobre la detonación de arma en un bar situado en Blanco Escalada al 2200. La única referencia era que el responsable vestía una campera verde y jean.

Cuando los efectivos llegaron al lugar, confirmaron que el sospechoso se había retirado. La Policía de la Ciudad buscó por la zona y localizó a una persona con la misma vestimenta en el cruce de las calles Roosevelt y Cuba, acompañado por otros seis hombres.

El principal sospechoso fue requisado y se le incautó pistola Bersa calibre 9 milímetros modelo Mini Tunder Pro 9 con cargador colocado sin munición.