Los intendentes acuerdan intensificar los controles para evitar que los vecinos circulen sin estar «exceptuados»

Los intendentes  de la Zona Oeste acordaron trabajar en conjunto para intensificar los controles vehiculares y que la gente cumpla con la cuarentena obligatoria, que de acuerdo a los rumores podría extenderse hasta mediados o fines de abril.

Ayer, los intendentes de Morón y Hurlingham, Lucas Ghi y Juan Zabaleta, visitamos los dos puestos policiales ubicados bajo la autopista del Oeste, en el límite de ambos distritos, «para supervisar los controles». Aunque por ahora se está lejos de cerrar accesos como ya ocurrió en 11 comunas del interior bonarense, a las que ingresa por rutas.

Más tarde, participaron de una videoconferencia con sus pares Fernando Moreira (San Martín), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Jaime Méndez (San Miguel) y Pablo Descalzo, Jefe de Gabinete e hijo mayor del intendente de Ituzaingó.

En esa teleconferencia dialogoaron «de trabajo y planificación para profundizar las acciones conjuntas de control y seguridad que se llevan adelantes desde los municipios frente a la pandemia de coronavirus», informó la comuna de Hurlingham.

“Tomamos esta iniciativa para trabajar fundamentalmente en el control de la cuarentena, en supervisar los accesos y egresos a cada uno de nuestros distritos, en explicarles a los vecinos que tienen que quedarse en sus casas, que no pueden circular quienes no tienen la debida autorización que contempla el protocolo”, expresó Zabaleta sobre la reunión.

“La única vacuna somos nosotros quedándonos en nuestras casas y por eso tomamos la decisión de hacer controles en más de 35 accesos en cada uno de los distritos con fuerzas policiales, de seguridad y de tránsito de cada municipio”, agregó.