Por teleconferencia, Fernández le pidió a los intendentes «no aflojar», aunque recibió pedidos de ayuda social y económica

El Presidente Alberto Fernández dialogó por teleconferencia con intendentes del Conurbano, en un repaso de la crisis. Les pidió auxilio para controlar la cuarentena y los precios. Y los municipios pidieron rescate ante el ahogo fiscal.

En una videoconferencia que encabezó desde la residencia de Olivos, Fernández les encargó reforzar la inspección de los comercios de cercanía, los almacenes y minimercados de cada uno de sus territorios, en una estrategia que apunta a coordinar los esfuerzos de Nación, provincia y municipios. En ese esquema, el Estado nacional se ocuparía de contener los precios en las grandes cadenas . De hecho, el Presidente les anticipó a los intendentes que el Gobierno avanza en un acuerdo para que los supermercados ofrezcan un descuento especial para compras con la Tarjeta Alimentar.

Para reforzar los controles del cumplimiento de la cuarentena, la policía bonaerense desplegó en los últimos días 2500 efectivos en el Conurbano. También mandó a 70 uniformados del Ejército a La Matanza. Los llevaron desarmados y a repartir comida. Pero podrían entrar en acción en caso de conmoción interior. «No aflojen», los arengó Fernández, escoltado por el gobernador Axel Kicillof y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

En la sala también estaban el jefe del bloque oficialista en Diputados, Máximo Kirchner; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello ; el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi , y el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta.

Todos, incluso los del PRO, destacaron el diálogo. Aunque afloraron urgencias, no hubo pedidos extremos, como la necesidad de emitir una cuasimoneda ante la caída generalizada de la recaudación. El intendente de Morón, Lucas Ghi, lo había instalado durante una entrevista con Dady Brieva, al admitir que es tema de conversación entre sus pares.

Por ahora ninguna autoridad competente lo aceptó públicamente. También dialogaron a lo largo de cuatro horas de conferencia los intendentes Mario Ishii , de José C. Paz, y Federico Achával, de Pilar; Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Jorge Macri (Vicente López), Néstor Grindetti (Lanús) y Julio Garro (La Plata).

Los respiradores artificiales y la asistencia para comprar alimentos fueron las solicitudes más repetidas. Los jefes comunales también reclamaron más ayuda de Kicillof, para refinanciar algunas obligaciones que las intendencias tienen con el Estado provincial, como el pago de seguros.

El Presidente explicó que la adquisición de respiradores estará centralizada y que se distribuirá de acuerdo a las necesidades objetivas de cada municipio.

Se comprometió además a administrar con agilidad los recursos de un fondo rotatorio para que los municipios compren alimentos para distribuir en los hogares más pobres. Funciona así: se asigna un monto a un municipio y, apenas se consume, se rinde y se repone. El gobernador informó además que en abril se duplicarán los fondos del Servicio Alimentario Escolar, el esquema de comedores escolares, ahora reconvertido en distribución de bolsones de comida.

Kicillof debió escuchar también algunos reclamos. Varios intendentes le plantearon que la provincia les debe plata del programa Amba Salud, destinado a refaccionar los centros de atención primaria (CAP). «Lo poco que nos llega en ATN no se compara con lo que nos debe la provincia», detalló uno de los jefes comunales. En esa línea, otros propusieron que el estado bonaerense refinancie las obligaciones de los municipios en rubros como seguros, cargas sociales y Ceamse. Una solicitud similar recibió la Nación, para eliminar el pago de IVA en el servicio de recolección de residuos.