El joven acusado de romper la cuarentena y contagiar a familiares en una fiesta pide investigar a todos los asistentes

Al declarar como imputado por el delito de «homicidio culposo», Eric Torales Pereyra, el joven de 24 años acusado de haber contagiado el Covid-19 a 20 personas en la fiesta de 15 de su prima tras regresar de EEUU sin cumplir con el aislamiento, pidió a la Justicia que se investigue si fue otro invitado o uno de los trabajadores del evento, el paciente que transmitió el coronavirus. Entre los infectados estuvo el abuelo del imputado y de la cumpleañera, que falleció.

La solicitud consta en el escrito presentado ayer de forma virtual por el abogado de Torales Pereyra, el exjuez Guillermo Tiscornia . La defensa requirió, también, que se pida a la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) los movimientos migratorios de unas 100 personas para saber si algún otro invitado o concurrente a la fiesta pudo estar infectado.

Hoy, el analista que vive en Palermo, se negó a declarar en su indagatoria , audiencia que se materializó a través de una videoconferencia. Está acusado de haber propagado una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas, y también de homicidio culposo, por la muerte de su abuelo, afectado de Covid-19. Su defensa se basó en los argumentos del escrito presentado por defensa, que intenta poner en duda que haya sido él quien contagió a las demás personas.

«No está claro que mi cliente haya sido quien propagó la pandemia», explicó Tiscornia. El exjuez sostuvo que los dos amigos de su cliente que habían estado de viaje con él no se contagiaron de coronavirus a pesar de que habían compartido habitación de hotel y un auto alquilado.

Otro punto que analizó la defensa fue que tampoco se contagió un amigo de Torales Pereyra que le hizo compras para pasar la cuarentena y, por último, puso de ejemplo que tampoco sufrió consecuencias el encargado del edificio donde vive el acusado, con quien tuvo contacto para pedirle una caja de herramientas porque no podía abrir una puerta.

Tiscornia agregó que, en la fiesta, su defendido escuchó que otros tres invitados habían estado en Brasil y que uno de los trabajadores del evento había estado en contacto con una persona que había viajado a México.

Fuentes de la investigación afirmaron que es «bastante improbable» que no haya sido Torales Pereyra quien contagió a las 20 personas. «El único que violó la cuarentena fue él», agregaron los informantes.
La fiesta de la prima del joven se hizo en el salón Alma de Hornero, de Moreno, el 14 de marzo pasado, cuando ya había alarma mundial por el coronavirus y sus efectos devastadores en la salud pública. Torales Pereyra había llegado de los Estados Unidos un día antes, cuando el Gobierno ya había dispuesto el aislamiento obligatorio para quienes regresaban de países considerados de riesgo por tener circulación intensiva del virus y alta tasa de contagios.

La causa judicial, a cargo del juez federal de Morón Néstor Barral, comenzó con una denuncia hecha por la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, cuando se enteró de que Torales Pereyra estaba internado en una clínica de Belgrano y que había dado positivo el test de Covid-19 que le habían realizado .

La semana pasada, el fiscal federal de Morón Santiago Marquevich pidió que Torales Pereyra sea indagado como presunto autor de los delitos compendiados en los artículos 202 (propagar una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas, con pena de 3 a 15 años de prisión) y 84 (homicidio culposo, 1 a 5 años de cárcel) del Código Penal.

Veinte invitados a la fiesta de 15 fueron contagiados. Entre ellos, el abuelo de la agasajada y de Torales Pereyra, Luis Suárez, que falleció después de estar 48 horas en terapia intensiva.