Morón 2030: El intendente Ghi volvió a la carga para que se amplíe el Parque La Cantábrica en tierras que eran del FFCC

El intendente de Morón, Lucas Ghi, se reunió ayer en el Parque Industrial de Haedo con el vicepresidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, Juan Debandi; y el titular de la Administración de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado, Ricardo Lissalde, con el objetivo de reencausar un antiguo proyecto: La Cantábrica II.

Los funcionarios se encontraron con el presidente de la Unión Industrial del Oeste, Ing. Edgardo Gámbaro, y recorrieron los terrenos linderos al Parque. Se trata de un predio perteneciente al Estado Nacional, ubicado en la ex playa ferroviaria de Cargas Haedo, que ya estuvo en la mira. De hecho, se aprobó la re zonoficación en hace cinco años.

Más allá de las deficiencias del estudio de impacto ambiental (admitidas durante una audiencia pública) y de la resistencia de un grupo de vecinos de la zona, el plan naufragó por las trabas jurídicas y los cambios políticos. En plena crisis por la cuarentena y la pandemia, el intendente mira hacia adelante, con otro plan estratégico: «Morón 2030».

«Estamos trabajando con las autoridades nacionales para satisfacer un demanda histórica que tenemos en nuestra ciudad, y que tiene que ver con fortalecer este parque industrial emblemático. Para seguir creciendo necesitamos estas tierras, las autoridades nacionales entendieron esta necesidad y estamos ultimando los detalles para concretar esta ampliación que nos permitirá no solo el crecimiento del Parque Industrial, sino también de la integración urbana con paseo, parques, recreación y deporte; todo en beneficio del desarrollo integral de nuestro pueblo», dijo Ghi.

Por su parte, el titular de la AABE remarcó que «es el segundo paso que damos para poner en marcha esta nueva etapa del Parque Industrial La Cantábrica, que es prioridad en la gestión, tanto a nivel local como nacional y provincial».

«Nos comprometemos a trabajar para que lo más inmediatamente posible se obtenga un permiso de uso y la disponibilidad para agrandar el parque industrial, pero también para empezar las obras de desarrollo que permitirán una reconciliación urbanística entre estas tierras del Estado Nacional y todo el entorno», concluyó Lissalde .

El proyecto original fue elaborado en 2013, cuando el Municipio gestionó un convenio conjunto con la AABE y el EPIBAM para la cesión de tierras. En el período 2015-2019 no avanzó. Como concejal Ramiro Tagliaferro (Pro) se había opuesto a la rezonificación por cuestiones técnicas, lo mismo que las bancas del GEN y del PS (eran Frente Progresista).

En la sesión de marzo de 2015, Tagliaferro hizo hincapié en la falta de estudios ambientales precisos como así también de información sobre la cantidad de dinero que demandará al Municipio poner en marcha el nuevo polo industrial. A esa altura, había lista de empresas interesadas. Pero la plata la ponía el Estado. Por su parte, el oficialismo defendía la ampliación con el argumento de que la Cantábrica II será fuente de más de 2 mil puestos de trabajo.

Más sobre la sesión de 2015 aquí abajo: https://www.facebook.com/photo?fbid=1071403259541418&set=a.136338376381249