La Justicia investiga si geriátricos «violaron los protocolos» para casos de coronavirus: Las clínicas tampoco los cumplen

La Unidad Fiscal de Delitos Cometidos en el ámbito de PAMI (UFI-PAMI) investiga casos relacionados con «posibles violaciones a los protocolos de control» establecidos para evitar la propagación del coronavirus en residencias de adultos mayores. Los hogares de ancianos son uno de los focos infecciosos más focalizados en la actual epidemia en Argentina. Pero también las clínicas y hospitales, donde nadie controla.

La investigación del fiscal Javier Arzubi Calvo, también comprende a prestadores que no pueden -por razones ajenas a ellos- o no «estarían brindando» a los afiliados la cobertura necesaria para tratar afecciones de la salud, desconociendo, así, la emergencia sanitaria establecida por ley, informó el sitio fiscales.gob.ar.

Se encuentra en trámite la investigación sobre el Hogar de Ancianos Residencia El Parque Hurlingham por una denuncia sobre “el posible delito de violación de las medidas adoptadas por las autoridades” para contener la propagación del coronavirus.

En este caso, precisaron que una residente que fue intervenida quirúrgicamente en un sanatorio, a su regreso el pasado 15 de abril le fue asignada una habitación compartida con otras tres personas, en lugar de ser aislada por 14 días como indica el protocolo.

Días después de haber vuelto al hogar, la residente fue trasladada a un centro sanitario con un cuadro febril donde se confirmó que tenía coronavirus.

Por esto se realizó a través de PAMI un protocolo de evacuación hace diez días. Sin embargo, todavía hay pacientes allí. «El geriátrico no lo han vaciado por completo, solo una parte, entorno al 20 por ciento. Lo negativo es que no se les ha realizado los test a todos, solo a a ese 20 por ciento que han sido llevados a la clínica Antártida. El resto siguen sin ser testeados, probablemente muchos asintomáticos, una situación de mucho riesgo para los pacientes, lamentable», contó a este medio el familiar de un residente del «Parque».

Una situación similar ocurrió con un prestador de geriatría de la localidad de San Martín donde la UFI- PAMI se encuentra colaborando en la investigación y realizando distintas medidas con la Fiscalía Federal de Tres de Febrero.

Asimismo, a principios de mayo se inició una investigación a responsables de un consorcio de la Ciudad de Buenos Aires (Avenida Rivadavia 4720) que instruyeron al personal de seguridad del edificio que prohibieran el ingreso de médicos y médicas al inmueble donde más de 20 profesionales tienen consultorio y atienden a afiliados de PAMI.

El área a cargo de Arzubi Calvo destacó que se encuentra en trámite con la Fiscalía Federal de Campana la investigación por el caso del Sanatorio San Carlos de la localidad bonaerense de Escobar “por la presunta propagación de enfermedad peligrosa o contagiosa” tras “detectarse allí un gran brote de coronavirus que alcanzó a más de 20 pacientes” y personal médico.

La denuncia señaló que no se respetaron los protocolos, que hubo varias irregularidades en la gestión del sanatorio, falta de insumos de protección para el personal de salud y “la negativa (de las autoridades) a realizar hisopados a los trabajadores tras la detección del primer caso positivo”.

Por otro lado, la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Federal 9 requirió colaboración de la UFI-PAMI por el caso de un geriátrico de la Ciudad de Buenos Aires, también relacionado con la propagación de Covid-19.

Asimismo, se realizan asistencias sobre las medidas a tomar, respecto de la residencia geriátrica Santa Lucía de la localidad cordobesa de Saldán, donde se confirmaron 65 casos de coronavirus entre empleados y pacientes y, al menos, seis muertos.

En esta causa interviene la Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria (UFES) del Ministerio Público Fiscal de la provincia de Córdoba.