Morón: La propuesta de crear tasas y financiar al Municipio con más presión fiscal a grandes empresas divide opiniones

La reforma fiscal que envió el intendente de Morón, Lucas Ghi, al Concejo Deliberante para ajustar algunas tasas y crear otras siguió moviendo las arenas de la política. Juntos por el Cambio quiere sacar provecho y al oficialismo le sobran manos, aunque tendrá que negociar para no quedar solo en la votación de la próxima Asamblea de Grandes Contribuyentes.

La ordenanza preparatoria pasó sin problemas la sesión ordinaria de la semana pasada, donde quedaron definidas las posturas tanto del Frente de Todos como de la oposición, que no es uniforme. De inmediato, el bloque de JxC, el que responde al exintendente Ramiro Tagliaferro, salió a denunciar un «tarifazo»; mientras que el oficialismo y los unibloques intentaron llevar tranquilidad a los vecinos, al afirmar que «no se van a aumentar las tasas» a los vecinos frentistas.

Todo es una verdad a medias, guionada por la grieta política. El proyecto, todavía en discusión, sí crea dos tasas nuevas, de Mantenimiento Vial (que pagan estaciones de servicio) y de Prevención Epidemiológica (que pagarán las 500 empresas más grandes del distrito por la situación especial de la pandemia). Y además modifica la cláusula gatillo por inflación del 25 al 35%. Esto permitiría al intendente, si así lo quisiera, subir las tasas por decreto en octubre.

El debate está abierto. «Las tasa tuvieron un aumento del 50% en enero. En ese momento no teníamos pandemia, con todo lo que significó, la baja de la recaudación, la readecuación de partidas», explicó esta mañana el titular del HCD de Morón, Jorge Laviuzza, quien defendió la Tasa de Mantenimiento Vial, que ya cobran en 33 municipios en Provincia.

«Queríamos dejar en claro que no votamos nada, no le aumentamos la tasa a la gente, que no hay tarifazo. Las Fiscales de los últimos cuatro años tienen una cláusula gatillo, por posibles reajustes financieros», dijo. Y luego justificó: «La cláusula que estaba el año pasado, con Tagliaferro, era del 25%, con un aumento por encima de la inflación. Ahora, la que estamos discutiendo, dice que si los factores financieros económicos así lo indicaran (el intendente) podría aumentar en el último trimestre del año hasta un 35% (la TSG) y tres puntos de la alícuota (TISH). No es un aumento. Es un podría. Hay cláusulas que no se han usado nunca y otras que se han disparado automáticamente».

También los unibloques del Sandra Yametti (GEN) y Cristian Herrera (Cambiemos Morón) desmintieron a los concejales de Tagliaferro, aunque advirtieron que haría falta modificar «errores» para acompañar la ordenanza. Claro que el oficialismo igual tiene los votos. Quizás acompañen en forma general y no en particular los puntos más delicados.

El bloque Juntos por el Cambio, mientras tanto, lanzó una campaña de firmas y denuncia el tarifazo, en un espejo invertido de los últimos años.  Creen que la Tasa vial sería «ilegal» y que «terminaría complicando la situación de cada vecino».

La medida consiste en cobrar 0,85 centavos por cada litro de combustible y 0,67 centavos por cada metro cúbico (m3) de gas natural comprimido (GNC). «En 2014, cuando el actual intendente intentó poner esta tasa, Kicillof le dio el pulgar para abajo y dijo que era inconstitucional. Hoy intentan hacer lo mismo. No le vemos criterio. En una situación donde todo el mundo está complicado económicamente, es una locura», indicó el concejal de JxC Gastón Pérez.

Después está la discusión por la «Tasa de Estudio Epidemiológico», que impactará en cinco grupos: Primero en bancos y entidades financieras, que deberán pagar una tasa fija según módulo; un segundo grupo integrado por contribuyentes con soportes de estructura de antenas o equipos complementarios que se les cobrará un 20% de la tasa por uso del espacio; el tercer grupo compuesto por droguerías, clínicas y laboratorios se les cobrará un 20% de la TISH y la nueva tasa del mismo valor. Hay un cuarto grupo integrado por supermercados que les cobrarán hasta un 20% de la TISH; y el quinto grupo «perteneciente al de los pequeños comerciantes, pagarán hasta un 20% de la TISH».

«Esta tasa le pega directamente a todos los comerciantes. Estos tipos quieren hundir aún más a la gente», concluyó Pérez.

El jueves pasado el intendente Ghi publicó un video en el que negaba los aumentos y este mismo lunes mantuvo charlas virtuales con cámaras de Morón. En un momento de crisis la pregunta es quién pone la plata. El huevo o la gallina.

En otro orden, en diálogo con Mpquatro radio, Laviuzza no dio por terminado el affaire de la licencia del concejal macrista Emiliano Catena. Confirmó que el viernes le llegó la renuncia por escrito, pero técnicamente le deberá ser aceptada en la próxima sesión. «Todavía tiene que reunirse con comisión investigadora», sostuvo sobre el caso, que tiene una denuncia penal por la sospecha de que firmó el pedido de licencia de puño y letra, cuando ya estaba en Miami.