Día de la Independencia en #Cuarentena: Atardeció entre protestas contra el Gobierno y el ataque a un móvil de C5N

El 9 de Julio nos encontró unidos bajo la pandemia, pero separados por la misma grieta, expresada últimamente por la cuarentena que castiga a comerciantes, profesionales y trabajadores independientes, la Justicia y hasta por la prensa.

Un camión del canal oficialista C5N fue atacado por manifestantes en la zona del Obelisco. Salvo que fueran «servicios», los manifestantes que lo iniciaron poco entienden de comunicación, de Democracia y de política. Atacar a un trabajador es miserable. Victimizar y hacerle un enorme favor al medio que más representa a la corrupción K también.

La grieta nunca se fue. El Presidente, Alberto Fernández, arrancaba hoy el acto oficial desde Olivos con «todos los gobernadores», defendiendo la cuarentena y vomitando sobre los «odiadores seriales». Los sacó a la calle, si a ellos se refería.

Mientras tanto, su antecesor rompió el silencio de ultra tumba después de meses de descanso. «Estoy tratando de darle un espacio al gobierno que fue elegido por el 48% de los argentinos para que ponga en juego lo que ellos piensan, sus propuestas, sus soluciones. Solamente [estoy] intentando levantar la mano y decir ‘Cuidado, no avancen sobre nuestras libertades», sostuvo ayer en una entrevista virtual. Hoy también twitteó en favor de la marcha.

El banderazo fue impulsado por la agrupación Campo Más Ciudad, para manifestarse «contra el avance sobre el campo y la Justicia».

El tema de fondo sigue siendo Vicentin, ahora que la Justicia actúa, quizás para evitar la expropiación, sobre directivos de la empresa, como de la gestión MM del Banco Nación.

Las concentraciones se realizaron principalmente en el barrio porteño Belgrano, frente a la quinta presidencial de Olivos; y en el Obelisco, donde los manifestantes echaron al móvil de C5N, que nunca dejó de salir al aire en la era Macri.

Pero además tuvieron su correlato en el interior del país, en ciudades como Rosario y Córdoba. Algunas ciudades del Conurbano bonaerense también registraron protestas y bocinazos. Intendentes K como Lucas Ghi también salieron a responder en las redes, en defensa del canal de Cristóbal López, el petrolero que alquilaba los hoteles vacíos de los Kichner y que nunca debió ser dueño de un canal de televisión por haber sido concesionario del Estado.

También el PRO emitió un comunicado de repudio por el avance contra trabajadores de un canal. La grieta nunca se cerró, pero empezó a sangrar de nuevo con el crimen del ex secretario K Fabián Gutiérrez, que en principio investiga la hija de la gobernadora Alicia Kirchner; y la prisión domiciliaria que recibió ayer Lázaro Báez. Aunque todavía no pagó la millonaria caución, en el barrio privado de Pilar donde seguiría recluido sus vecinos no lo quieren ni ver ni cerca.