Un desaparecido y un caso de gatillo fácil terminaron con el show de Berni: La ONU pide que el Estado investigue a fondo

La desaparición de un joven y el asesinato de otro, a manos de la Policía Bonaerense, volvieron a poner en tela de juicio la gobernabilidad de esa fuerza, que sufrió un retroceso en los últimos meses en el marco de la cuarentena administrada. Para el ministro de Seguridad, Sergio Berni, terminó la hora del show y comenzó a correr tiempo de descuento.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) exigió ayer al Estado argentino “inmediatez y exhaustividad de la investigación” por la desaparición de Facundo Astudillo Castro, el joven que fue visto por última vez el 30 de abril último tras salir de su casa de la localidad de Pedro Luro. Y solicitó “la independencia de los profesionales intervinientes” y que se tengan “en cuenta todas las hipótesis posibles”, informó la Comisión Provincial por la Memoria.

El gobernador, Axel Kicillof, aseguró que su administración no va a “encubrir a nadie». Además, pidió “no generar expectativas sobre datos que no sean certeros”. «Necesitamos saber qué fue lo que pasó, por sobre todas las cosas si está involucrado uno o varios policías de la provincia de Buenos Aires», afirmó Berni ayer, en declaraciones a radio Mitre.

La misma madre de Facundo Castro, Cristina Castro, pidió apartar a la Policía de la investigación (pasó a manos de la Justicia y de la Policía Federal). «Me pareció completamente entendible», dijo el ministro de Seguridad bonaerense. «Ahora está en manos de la Justicia Federal definir e investigar qué fue lo que pasó», dijo, como no se tratara de su propia fuerza a la que se investiga. Tampoco está claro qué pasó con los policías investigados por un crimen en La Matanza. Se trata de una pareja que fue separada por asuntos internos, pero no desafectada de la fuerza.