Sin pelos en la lengua, Nora Cortiñas reclamó la renuncia de Sergio Berni: «Fusilan a los jóvenes por violar la cuarentena»

Si algo ha caracterizado a Nora Cortiñas en su lucha por los Derechos Humanos es un independencia. No porque no tenga ideología, sino porque es ajena a los aparatos de poder. Quizás es por eso que mientras Hebe de Bonafini está más preocupada por agrandar la grieta política que por los desbordes policiales de la cuarentena y la Comisión Provincial por la Memoria (que utilizó a Nora, como todo el kirchnerimo, en la era Macri) se ocupa de que los casos de gatillo fácil no golpeen la imagen de Axel Kicillof, la madre de la Línea Fundadora, vecina de Castelar, vuelve a ponerle los puntos a todos: Hoy pidió la «renuncia» del ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, que hasta ahora no pudo aportar ni un dato, ni sobre la (por ahora) desaparición de Facundo Astudillo Castro, ni sobre el crimen, consumado por un policía de La Matanza, Lucas Verón.

«La política de Derechos Humanos en estos momentos está en peligro de llegar a que este es el país de los asesinos de jóvenes, femicidios y todavía de desaparición de personas. Creíamos que ya se había terminado esa metodología aberrante y siniestra. Sin embargo, no se toman las medidas correspondientes», afirmó Cortiñas, en diálogo con radio FM Delta. La Madre pidió respuestas de las autoridades por el caso de Castro, el joven de 22 años cuyo paradero se desconoce desde el 30 de abril, y el crimen de Lucas Verón, quien fue asesinado a balazos durante una persecución de la policía en La Matanza.

«Se permite que una madre vaya a denunciar una desaparición y no haya nadie en el Gobierno que se conmueva para buscar intensamente a esa persona para encontrarla», se lamentó.

«Lo digo honestamente y con todo el dolor. Fusilan a los jóvenes [la policía] por violar la cuarentena», apuntó Nora, viendo que primera vista los casos de Verón y Astudillo arrancaron en un cruce con la policía en plena calle. Ambos estaban quebrando una cuarentena y hasta reunían ciertas características físicas.

La dirigente de la CPM remarcó que el gobernador bonaerense Axel Kicillof «ya debería haberle pedido la renuncia a Berni». «La policía dirigida por Berni, ¿qué foja tiene? Miran para otro lado. Le dicen a la madre ‘tu hijo está vivo y te lo voy a encontrar’. Y sigue estando en un cargo y no lo denuncia», manifestó.

«Ya tendrían que haberle pedido a la renuncia.Lo que Berni hizo con la mama de Facundo es inaudito. Ir a verla especialmente para decirle tu hijo está vivo. Si está vivo, tráelo», añadió.

Cortiñas se mostró indignada con los casos de violencia policial: «Están fusilando a los jóvenes». «¿No está la violación de derechos humanos pasada por alto? No hay una política de defensa a la vida», concluyó.

Cortiñas tomó distancia de la interna entre kirchnerismo duro y el Gobierno, que disparó Hebe en las redes, pero opinó: Entre otras cosas, la referente consideró que Fernández “tiene libertad de manejarse y decidir con qué personas se reúne”, pero advirtió que “el límite son los genocidas; si se sienta en la mesa con ellos, seguramente haremos alguna advertencia. Me duele cuando elogia de más a las Fuerzas Armadas”.

“Durante el terrorismo de Estado había civiles que participaban de ministerios. Es así, desgraciadamente… También hay ministros que participaron en asesinatos, como los de Kosteki y Santillán, pero bueno, son ministros… no pasaron por la Justicia”, analizó con crudeza en diálogo con Fabián Doman por radio La Red. Al ser consultada sobre si se refería al canciller Felipe Solá, no titubeó: “Sí, sí efectivamente. Entonces, imaginate que para hacer una limpieza tenés que meter preso medio gabinete…”. Repreguntada sobre los funcionarios actuales, reafirmó: “Uno es Felipe Solá. No digo de este Presidente, pero tuvimos gabinetes con personas que estuvieron implicados”.

“Por qué te crees que no salen los archivos para decirnos que pasó con nuestros hijos e hijas desaparecidos. No salen los archivos, porque si no sale a la luz infinidad de civiles que apoyaron el golpe y que juraron el cargo que les otorgaron con las manos en la Biblia. Ahora también hay personajes que estuvieron reprimiendo”, concluyó.

Esta no es la primera vez que Cortiñas apunta contra el jefe de Estado: en febrero, a poco más de dos meses de la asunción del mandatario, lo llamó “negacionista” por haber pedido -en un acto militar- “dar vuelta la página” en la relación con las Fuerzas Armadas. Un rápido movimiento interno del kirchnerismo propició un pedido de disculpas oficial y se acordó una tregua.