Gastronómicos marcharon por la crisis del sector: «Si el Gobierno no acompaña, en un tiempo no va a quedar nada»

El gremio gastronómico marchó hasta la Plaza de Mayo para reclamar la reapertura de la actividad en hoteles, bares y restaurantes, paralizada desde el 20 de marzo último como consecuencia del aislamiento social por la pandemia del coronavirus.

«Somos más de 500 mil trabajadores que convergen en la gastronomía, hotelería y turismo y que estamos en un estado de desesperación total», dijo el titular del sindicato de los Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA), Luis Barrionuevo.

«Llevamos ya casi cinco meses sin trabajo, con incertidumbre, sin saber cuándo va a terminar. Apelamos a que el Gobierno nos acompañe hoy, no dentro de un tiempo porque dentro de un tiempo ya no queda nada», sentenció hoy, acompañado por el secretario del gremio de estaciones de servicio y cosecretario de la CGT, Carlos Acuña.

«Parece que los funcionarios no se dieron cuenta que hay que convivir. Nos encerraron 60 días antes, no había tantos muertos como ahora», agregó: «De los 24 ministros que hay en el gobierno, solo dos o tres funcionan, el resto no». También dijo que es necesario discutir un plan económico: «Sin economía no funciona nada».

Los trabajadores y empresarios del sector que se movilizaron, cantaron el himno y entregaron un petitorio en la Casa Rosada en reclamo de que se reabran esas actividades, bajo un protocolo de prevención de la Covid-19, que ya presentaron.

Más temprano, el secretario de la regional Oeste, Domingo Bruno, advertía que de 9500 empleados que están afiliados al gremio en la zona 4500 no están haciendo los aportes sindicales por falta de pagos.

Hay, entre la cuarentena (persiste para los restaurantes y hoteles en la misma fase) y la feria judicial una gran nube que disimula el derrumbe del rubro. La ayuda estatal no llega a todos, ni en tiempo ni en forma.

«Vienen los compañeros que no le pagan ni el 25%. No tenemos a quién reclamar porque el Ministerio de Trabajo no funciona. No tenemos una estadística. Está el que la esconde, el que la hace adrede. Tenemos cantidad de cheques rechazados de las empresas. El banco le tendría que cortar la cuenta a estas empresas», sostuvo Bruno.

El propio gremio está en deuda. «No sabemos cómo sostener el alquiler de la escuela de Gastronomía. A fin de año la vamos a tener que cerrar», apuntó. En la zona ya cerraron dos restaurantes. Le Barón en Morón (San Martín y Buen Viaje) y Edelweiss en Ramos Mejía:

«Esta feroz crisis, sin precedentes, nos fuerza a cerrar las puertas de esta casa, no sin antes decirles a todos ustedes, nuestros clientes, que fue un placer servirlos durante estos 6 años», se despidió en redes.