Allanamientos con presencia de Berni en Hurlingham: La Policía detuvo tres sospechosos por el crimen de Jorge Rivas

Tres hombres fueron detenidos esta mañana en el marco de la investigación por el crimen de Jorge Rivas, el vecino de 59 años de Villa Tesei que fue asesinado de un tiro en el pecho en la noche del domingo en la puerta de su casa de Malaspina al 2100, cuando intentaba evitar que le roben la moto a su novia. Entre los sospechosos estaría dos de los autores.

Las aprehensiones fueron realizadas en una serie de cuatro allanamientos desplegados esta madrugada en los barrios El Destino y Los Patitos, por efectivos de la comisaría Segunda y de la Estación de Policía Departamental Hurlingham.

Si bien en el hecho intervinieron dos personas, tres son los sospechosos detenidos en los operativos, por lo que el fiscal de la causa, Sergio Dileo, de la Fiscalía 6 de Morón, analizaba las pruebas colectadas para definir si dejaba a todos aprehendidos o si liberaba a alguno, explicaron fuentes judiciales.

En los allanamientos se secuestraron dos armas de fuego, una calibre 22 y otra 32, que serán peritadas para determinar si alguna fue el arma homicida. También la policía se incautó de varias motocicletas, entre las que intenta determinar si está la usada en el hecho.

Los operativos fueron supervisados por el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni; por el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, y por el secretario de Seguridad local, Damián Feu, cuestionados por los vecinos ayer, por los hechos de inseguridad del barrio y la falta de recursos para combatir el delito.

El crimen de Vivas ocurrió a las 23.45 del domingo en la puerta de su casa, a sólo diez cuadras de la Municipalidad de Hurlingham.

Todo comenzó cuando la pareja de la víctima, una mujer identificada como Mónica Masseroti, fue abordada en la puerta de la casa por dos ladrones que llegaron en moto. Uno de los delincuentes bajó armado, amenazó a mujer y le exigió la entrega de su moto tipo scooter. La mujer comenzó a pedir ayuda a los gritos, y Vivas salió a enfrentar a los delincuentes.

El hombre forcejeó por la moto, lo que hizo que trastabillara y cayera al piso, tras lo cual el ladrón armado efectuó un disparo con un revólver que ingresó por en el lado izquierdo del tórax y le causó a Vivas la muerte en cuestión de minutos.

El fiscal Dileo caratuló la causa como un “homicidio criminis causa”, es decir cuando se mata para ocultar otro delito, en este caso el intento de robo, y para lograr la impunidad, calificación que prevé la pena de prisión perpetua.