Ocaña denunció que «el Gobierno no gira los fondos del PAMI» y sembró más dudas sobre el hospital de Ituzaingó

Encargada de anunciar la construcción de los Hospitales del Bicentenario durante la epidemia de gripe de 2009, cuando era ministra de Salud de Cristina Kirchner, la ahora diputada de Juntos por el Cambio Graciela Ocaña se metió en el cruce entre Nación y la Ciudad de Buenos Aires sobre las camas disponibles para afiliados de la obra social estatal que generó polémica esta semana tras los dichos del presidente Alberto Fernández al inaugurar el Hospital del Bicentenario de Ituzaingó. Sin anestesia, Ocaña le apuntó a Luana Volnovich, la actual directora del PAMI.

«En realidad es un problema que el PAMI tiene con las clínicas privadas que contrata. Está enviando a adultos mayores a Provincia de Buenos Aires, cuando en realidad no entendemos por qué la directora (Luana Volnovich) no paga a los prestadores, no utiliza a los prestadores que están en CABA, que son alternativos a los que ella ya tiene contratados», explicó Ocaña en diálogo con el programa «Esta semana» de radio Mitre.

Y  agregó: «Es un sistema por el que cada afiliado tiene una institución de referencia y a la cual se le paga todos los meses por la atención».

«¿Por qué no utiliza estos prestadores alternativos, que dentro de la Ciudad hay muchos (por supuesto que les tiene que pagar las camas) y envía a los pacientes a la Provincia de Buenos Aires? Incluso no le ha pedido colaboración a la Ciudad de Buenos Aires, que atiende a jubilados que tiene a cargo y que podría ayudar a evitar la situación de traslado».

«La Ciudad atiende a más de 1100 que no tienen domicilio en la Ciudad», remarcó la ex directora del PAMI (2004 y 2007.

«Me parece que hay por una parte de la directora un poco de impericia y negligencia en el manejo del PAMI, temo que entienda que la salud es un gasto y no una inversión, y también me parece que hay parte de aprovechamiento político, que es muy injusto, para perjudicar a Horacio Rodríguez Larreta», afirmó Ocaña.

«No sé por qué lo atacan a Larreta pero hay situaciones, lo hemos visto en los tweets de la vicepresidenta (Cristina Fernández de Kirchner) respecto a una situación de inseguridad por unos violentos y donde la Policía tuvo que actuar y detener a violentos con bombas molotov en una manifestación», sostuvo la diputada.

«Hasta la afirmación que hizo el Presidente (Alberto Fernández), evidentemente muy mal informado por la directora del PAMI (Luana Volnovich), respecto de que no había camas en la Ciudad para el PAMI, cuando hay camas», criticó.

«La política ha metido la cola y es malo siempre cuando uno tiene una pandemia, porque genera más miedo, más perjuicios que beneficios», reparó la ex ministra de Salud.

A su vez, Ocaña se refirió a la situación económica de los jubilados: «Los argentinos nos tenemos que comprometer para hacer políticas para los jubilados. Creo que el Presidente también tiene mucho para hacer como terminar con la suspensión de la movilidad jubilatoria, que ha implicado este año una pérdida del ingreso, o también trabajar en darle garantía al fondo del ANSES de las jubilaciones actuales y futuras, porque va a ser afectado por la renegociación de la deuda».

Y recordó el inicio de la obra del hospital que fue inaugurado esta semana y donde surgió la polémica: «Al hospital de Ituzaingó lo quiero mucho, porque se empezó a trabajar en la época en la que era directora, en una política de adquisición y de hacer hospitales».

«Y habíamos dejado el dinero para hacer cinco hospitales, entre ellos el de Ituzaingó, que tenía que estar terminado en 2011. Lamentablemente en 2009, en una política de tomar todos los recursos del Estado para financiar el déficit, tomaron esos fondos de PAMI que terminaron devolviéndolo años después pero a valores irrisorios», acusó la legisladora.

El anuncio de los hospitales del Bicentenario se había hecho tras la batalla por las retenciones de 2008 y en plena epidemia, en un año electoral. Ituzaingó caía justo porque tenía un terreno y la necesidad. Pero el acuerdo se firmó en 2012 y con un mecanismo retorcido que valió algunas denuncias judiciales, porque el PAMI no se iba a quedar con el hospital.

Finalmente, recién el año pasado se firmó un nuevo contrato, por el cual la Obra Social le cedió un sector al Municipio y no al revés. Volnovich se basa en ese convenio firmado bajo la gestión Macri para afirmar que «es de PAMI».

De todas formas, se terminó con apuro por la pandemia la sala de internación. Queda la duda si quedará bajo la órbita de Nación y si será de atención general. Mientras tanto, el intendente, Alberto Descalzo, sigue sin dar los servicios (léase maternidad) que prometió en 2003 cuando compró el lote. Y continúa mintiendo cada vez que puede al referirse al tema. «Vidal nunca quiso hacer el Hospital», declaró esta semana. El que prometió y no cumplió fue Solá.

El que prometió y no cumplió fue Néstor Kirchner (en 2005 dijo que Nación pagaría el equipamiento). El que tal vez se comprometió a cargar con la administración fue Daniel Sioli. Pero Provincia, hasta hoy, no tiene nada que ver con el nosocomio.

Por otro lado, Ocaña se refirió a la decisión de la cuarentena y la comparación con el manejo de la Gripe H1N1, cuando ella fue ministra de Salud de la Nación. «A mí me parece que en un primer momento la cuarentena fue interesante para preparar un sistema de salud que no estaba preparado. Al 20 de diciembre Argentina tenía 5000 tests. La cuarentena en un primer momento ayudó a fortalecer el sistema de salud pero en algún momento debió haberse levantado, para después volver cuando resurge el brote. Se extendió la cuarentena con una política que no sé qué sentido tuvo y ahora cuando más se necesita que funcione, uno ve que hay mucha movilidad sobre todo en el conurbano».

«Uno ve que hay mucha gente que abre sus negocios, hay agotamiento psicológico por el encierro. Tenemos muchos casos con pocos testeos, no se testea más porque los laboratorios no dan a basto. Hay más de 30.000 tests que están pendientes de análisis. Es una situación que me parece que no se preparó bien», concluyó Ocaña