Efecto cuarentena: El Bowling Palo’s de Castelar cerró, dejó un cartel de venta y termina con 50 años de historia

La cuarentena se cobró hoy otra víctima con historia en Zona Oeste: se trata del Bowling Palo’s de Castelar. El local ubicado sobre la calle Rivadavia al 20000 tiene el cartel de alquiler. Y su dueña en su cuenta de Facebook posteó una foto de hace un año y rotuló «hoy cerramos».

Como todos los lugares de esparcimiento, el bowling no abre desde marzo. Ya en abril venía pidiendo auxilio por el tiempo que pasó y que puede llegar a pasar sin que la familia del local pueda ganarse el sustento. En este caso no hubo adaptación posible. Y dejó atrás nada menos que 50 años de historia. Por eso las muecas de tristeza en las redes.

La noticia la dio a conocer el portal Castelar Digital, que hace tres años publicaba una nota a la dueña Nora Estela Pascualín, viuda de Antonio Valentín, con quien en abril de 1976 adquirió el antiguo y abandonado Castelar Bowling Club, que funcionó entre 1970 y aquel año.

Por el local pasaron muchos vecinos y personajes que vivieron por Castelar y la Zona Oeste. Desde Iván Noble hasta Margarita Stolbizer o Rodolfo Arruabarrena. El periodista Emiliano Pinson se permitió derramar una lágrima en su Twitter. Y el concejal radical de Morón Rolando Moretto se lamentó por que el boliche «no pudo sobrevivir a una cuarentena poco inteligente y a un Estado indiferente».

La empresa supo superar contratiempos en su larga historia, el cambio tecnológico, la salida de la convertibilidad.  “Tuvimos el club parado por 6 meses a causa de las remodelaciones y estuvimos a punto de perder la propiedad por la hipoteca, pero luchamos y apostamos a este lugar que tantas alegrías nos brindó”, contó Nora a CD.

HACE UN AÑO , HOY ENCERRADOS

Posted by NoRa Pascualin on Sunday, August 9, 2020