A las marchas por seguridad en Merlo, se suman ahora denuncias de espionaje y de represión ante la protesta

El Municipio de Merlo es una olla a presión a punto de explotar. Es que a la ola de robos y crímenes, las protestas de vecinos y de repartidores, se suma ahora la represión y hasta las denuncias de espionaje municipal y policial a las marchas.

Las manifestaciones se dieron en diferentes barrios durante el último mes, conforme fue creciendo la inseguridad y la violencia. También se originó una petición abierta en Change.Org dirigida al ministro de seguridad, Sergio Berni y al gobernador Kicillof para hacerse cargo de la situación. «No desconocemos que hoy hay ciertas imposiblidades concretas pero pedimos acciones URGENTES como operativos de saturación en barrios conflictivos para luego trabajar en lo IMPORTANTE que es el incremento de personal y materiales para mejorar el servicio», exigen en la carta.

Justamente cuando estarían llegando fuerzas federales, demoradas entre la interna Nación-Provincia, hoy se produjo una protesta en el Palacio Municipal de Merlo, que terminó con balas de goma contra manifestantes que querían llegar a reunirse con las autoridades. Los motoqueros ya venían haciendo público su enojo por ser un blanco fácil. De hecho, también marcharon este mediodía en Morón. Y el sábado hicieron una caravana en Acceso Oeste.

La cuenta de Merlo Real mostró imágenes de la protesta y de la represión en Merlo. Los trabajadores de reparto no sólo vienen denunciando la ola de robos, sino también ciertas zonas liberadas, aprietes ante la denuncia, y hasta un espionaje.

Un vecino de apellido Bustamante contó en un programa que «anoche a las 23.40 un móvil municipal de PPC (Policía de Protección Ciudadana) estuvo sacando fotos a mi domicilio y de algunos vecinos… queremos saber el por qué».

El denunciante advirtió que «si algún familiar, vecino o a mí nos pasa algo, hago totalmente responsable al intendente de Merlo». «Vecinos de Agustín Ferrari denunciaron que durante un reclamo habían estado sacándoles fotos a cada uno de los manifestantes. Este accionar mafioso es inaceptable en el distrito», contó al portal digital MerloGBA.

A todo esto, la Policía apenas pudo dar respuesta del crimen de Jeremías Montenuevo, asesinado el jueves pasado en Ferrari. Uno de los asaltantes se entregó el sábado en comisaría. Otros jóvenes, ambos de 19 años y entre ellos el presunto autor material, fueron apresados después. Detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones realizaron en las últimas horas una serie de cinco allanamientos en la localidad de Libertad (Merlo) donde se detuvo como autor del homicidio a Matías Nahuel Ramírez (19) y por presunto miembro de la banda a Lucas Elián Silvero (19).