El gobierno bonaerense advirtió que las camas de terapia intensiva tendrán una ocupación del 90% para fin de mes

A pocos días de que se vuelva a evaluar cómo sigue la cuarentena, y aún con cifras similares de internación, Ciudad y Provincia de Buenos Aires presentan hoy diagnósticos muy diferentes. Mientras que para el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, la curva de contagios de coronavirus​ en el distrito está «madura» y «en pocas semanas» podría descender, para el viceministro de Salud bonaerense, las plazas de terapia intensiva estarán «al 90%» para fin de mes.

El jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, y el viceministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak, encabezaron hoy una conferencia de prensa para informar la situación epidemiológica en territorio bonaerense. Se informó que son 50 los municipios del interior de la provincia que transitan la fase 5 del aislamiento, mientras que otros 48 permanecen en la etapa 4 y los restantes 37 que integran el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) siguen en la fase 3.

En relación al verano, Bianco aseguró que “de no controlarse la pandemia es muy difícil tener una temporada turística normal” porque “lo que lleva al virus de un lado a otro son las personas” y “si hay una circulación muy alta hacia la costa atlántica puede generar un contagio muy fuerte”. El Jefe de Gabinete aclaró igualmente que “todo está por verse”; y que “si la pandemia puede ser contenida hacia fin de año seguramente tendremos una muy buena temporada”.

Por su parte, Kreplak fue el encargado de los malos pronósticos. El camporista aseguró que “para fines del mes de agosto vamos a tener cerca del 90% de ocupación de camas de terapia intensiva”. Y destacó la necesidad de bajar la cantidad de casos: “Creo que la cantidad que se está manejando ahora no es la normalidad que debemos manejar”, dijo.

Lo curioso es que Ciudad y GBA tienen datos muy parecidos. Según Nación, la cantidad de camas de terapia ocupadas en el AMBA es del 66.7%. El informe periódico del gobierno porteño arroja un dato casi exacto en UTI de adultos.

A diferencia de la Provincia de Buenos Aires, cuyo promedio es del 48%, gracias al vasto territorio, donde hay poca circulación viral. Si colapsa el GBA, queda todo el interior. Ciudad no tiene escape, salvo que sea a jurisdicciones ajenas.

Aún así, el ministro Quirós se muestra optimista: «Tenemos una curva que claramente está madurada. Todas las curvas en las ciudades del mundo han tenido un formato exponencial de ascenso hasta que en un momento bajan. Llevamos varias semanas donde la curva no tiene una forma de ascenso exponencial, eso denota que es una curva en transición».

Esta semana las autoridades porteñas volverán reunirse con sus pares bonaerenses y nacionales para definir la nueva etapa de cuarentena desde el 16 de agosto. «Va a depender mucho de los datos de hoy, mañana y pasado», remarcan.

Este domingo se registraron 876 casos nuevos y 22 muertos en la Ciudad de Buenos Aires. Con estas cifras, el distrito acumula 70.110 contagios y 1.544 víctimas fatales. Provincia aportó 2904 contagios, con 57 víctimas (suma 2613).