Sanz se mete en PBA: «Cuando Alfonsín dejó la presidencia de la UCR teníamos 9 concejales en toda la puta Provincia»

El ex titular de la UCR Ernesto Sanz confirmó su regreso al ring de la política activa, con una serie de encuentros por zoom que marcan posición sobre el Gobierno y la oposición. Tendría la tarea de trabajar en territorio bonaerense, como ya lo vienen haciendo la exgobernadora, María Eugenia Vidal, y el ex candidato a Vice, Miguel A Pichetto.

El exsenador radical, que se negó a ocupar cargos en el Gobierno de Macri, reapareció en escena en la última semana. Ayer, con un zoom con la diputada provincial de JxC Sandra París, dentro de la cátedra que la profesora y abogada tiene la Facultad de Cs Jurídicas y Sociales de La Plata. Pero también estuvo en un zoom organizado por el comité radical de la localidad de Diamante, Entre Ríos; y en otro de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (ACSOJA).

“No me fui de la política, ni del radicalismo. Me fui de la función pública y en un momento personal muy especial. Si no me iba, no sé si hoy me veían acá en este Zoom”, contó desde su casa en Mendoza, en contacto con radicales de ER. Y mezcló autocrítica con ironía: “Viendo algunas de las cosas que hizo Macri con la Justicia, digo ‘de la que me salve’”.

Sanz regresa para hacer pie en Provincia de Buenos Aires. No sólo para fortalecer a la UCR bonaerense detrás de su hombre, Maximiliano Abad, sino también proyectar qué cara debe tener Juntos por el Cambio en las próximas elecciones.

«Tuve un zoom mano a mano con María Eugenia Vidal, hacía mucho que no hablaba con ella. Mucho. Impresionante… En el sentido de la comunidad de intereses y de visión, se va a meter de lleno a ayudarlo a Maxi, porque quiere que el radicalismo tenga liderazgo jóvenes, para que a ella le ayuden a producir un cambio y realineamientos de liderazgos dentro del PRO», relató Sanz, en la intimidad de las plásticas radicales.

En ese ámbito, también dio detalles de un compromiso que sellaron con la exgobernadora. “Vamos a ir a hablar los dos con Emilio Monzó, lo vamos a rescatar a Emilio Monzó, no puede andar por la vida puteando y siendo opositor de la oposición, y lo vamos a sumar a eso. Y vamos a generar una verdadera motivación generacional”, se esperanzó.

En su repaso por el mapa bonaerense, Sanz también lanzó lapidarias críticas al embajador designado en España, Ricardo Alfonsín, una figura central en el radicalismo provincial.

“Voy a hacer alguna alusión y por ahí me coma alguna puteada de alguno y me la tengo merecida: me da tanta bronca que Ricardo Alfonsín aparezca, se suba al altar de la Patria y empiece a tirar para todos lados, porque ese señor gobernó el radicalismo de la provincia de Buenos Aires durante 10 años ininterrumpidamente y cuando se fue de la presidencia del Comité, teníamos 9 concejales en toda la puta provincia de Buenos Aires”, dijo.

“Perdonen que lo diga así –siguió– pero estoy harto de recibir injustamente palos por eso. Después tuvo que venir otra conducción de Daniel Salvador, después vinimos nosotros, Cambiemos, y hoy en la provincia de Buenos Aires tene intendente, legisladores provinciales, concejales, consejeros escolares tener un radicalismo parado. Y bueno, quiere decir que vamos por el buen camino”, sostuvo de cara a los comicios internos del 11 de octubre.

Sanz lo dice sin filtros: su prioridad hoy es la Provincia de Buenos Aires y las internas de la UCR. Es así porque en ella se define, señala, no sólo que rumbo tomará el partido de cara a las posibles alianzas de 2021, sino también porque la distribución de poder interno que se desprenda de esa votación. “Los convencionales de Buenos Aires son muchos, son mas de 70, que junto con los de la ciudad de Buenos Aires,te pueden dar vuelta una convención nacional. Pueden definir el rumbo de nuestro partido».

El expresidente de la UCR se preguntó si estos meses del gobierno de Alberto Fernández son o no lo mismo que los 12 años de kirchnerismo. “¿Estamos viviendo un Déjà vu? ¿Es lo mismo?”, interpeló. “Alguna respuestas nos indican que no es lo mismo, que es algo peor. Otras indican que hay elementos mejores”, marcó.

“Los protagonistas son los mismos de los últimos años del kirchnerismo. Desde el 2010, empezó a mutar, dejo atrás a los amigotes de Kirchner, y apareció La Cámpora al lado de Cristina y ese elemento es lo que le dio mucha carnadura al proyecto del kirchnerismo de los últimos años 2012, 13, 14 y 15. La Cámpora y Cristina, Cristina y La Cámpora. ¿Son los mismos, pero volvieron iguales? No, volvieron peores. Porque volvieron con toda la carga ideológica, con todo el ropaje del populismo, pero le agregaron una cuestión emocional. Vienen llenos de odio, de rencor y de venganza”, analizó el mendocino.

Sanz sostuvo que el kirchnerismo ha avanzado en lo que denominó una “suerte de batalla cultural negativa y perversa en la Argentina”. Mientras tanto, desde el PRO también reorganizan la Provincia, con Vidal, pero también con larretismo detrás. El concejal de Hurlingham Lucas Delfino, funcionario porteño y hombre de Rogelio Figerio, viene realizando zoom con dirigentes históricos del peronismo como José O. Bordón y Jorge Remes Lenicov, además de la fundadora del GEN, Margarita Stolbizer, hoy sin aliados definidos. En el encuentro de ayer pasó por la escuelita de dirigentes nada menos que el excandidato a Vice de Macri, Miguel Pichetto, otra figurita que se sube al ring.