Coronvirus: En un zoom, intendentes K plantearon el temor a que «no alcancen las camas y el personal»

Los intendentes Alberto Descalzo, de Ituzaingó; Gustavo Menéndez, de Merlo; Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas, y Ariel Sujarchuk, de Escobar, aseguraron a través de un zoom que el sistema de salud coordinado todavía resiste, pero mostraron temor por el crecimiento de casos y la falta de recursos para la otra pandemia: la seguridad.

Los jefes comunales ofrecieron una rueda de prensa por videoconferencia, en exclusiva para los periodistas de la Asociación de Periodistas de la República Argentina (APeRA), en la que detallaron como sobrellevan la pandemia en sus distritos.

Descalzo afirmó que “está claro que estamos en una situación difícil donde se confronta el crecimiento del virus y la fatiga de la gente con respecto a la cuarentena. Son dos cosas que se enfrentan y que tenemos que ir manejando en la relación con vecinos, comerciantes o pymes”.

“En Ituzaingó tengo 1.759 casos de Covid, con 37 fallecidos y hay 719 altas médicas. Estamos viendo el crecimiento en los demás distritos, que es similar al nuestro y el miedo que existe es no poder tener las camas y el material humano necesario”, dijo. Cosas que logra la pandemia: En 24 años no le importó exportar pacientes a Merlo, Morón y Haedo.

En forma coincidente, Nardini explicó que “estamos con preocupación porque la escalada de casos se ve todos los días y hay gente que está encerrada desde hace mucho tiempo y cree que la enfermedad nunca le va a tocar”.

“En mi municipio tuvimos hasta ahora 2.670 casos, de los cuales 1.029 ya recibieron el alta médica y 71 fallecieron, en su mayoría adultos mayores. Malvinas tiene un sistema sanitario muy desarrollado pero sin el acompañamiento de la gente es muy complejo, por lo que estamos con mucha preocupación ya que los casos crecen y del otro lado hay sectores nos cuestionan por ese hastío que ya tienen con el aislamiento”, agregó.

En ese sentido, aclaró “no hay una pelea entre el conurbano y la Ciudad de Buenos Aires”, donde ya se habla de acelerar las fases de normalización, sino que “estamos tratando de buscar la mejor situación, seguramente poniendo contrapuntos, para cuidad a la sociedad en su conjunto”.

A su turno, Menéndez explicó que “Merlo es uno de los municipios más grandes de esta región y seguimos la misma línea del conurbano en cuanto a los contagios. Estamos en el pico de la pandemia y al mismo tiempo hay un cansancio general y hastío por el encierro, a lo que se suma la necesidad de salir a trabajar.

“Tenemos 1.489 habitantes enfermos actualmente, con 3.958 recuperados y 61 fallecidos, con una cantidad de testeos superar a los 17.000, lo cual demuestra el enorme esfuerzo que se hace desde el municipio, en conjunto con la provincia y la Nación”, agregó.

El intendente de Merlo sostuvo que “una de las cosas que va a dejar la pandemia es el trabajo en continuo que se ha podido hacer entre jurisdicciones de distintos signos políticos y por eso reafirmo que la suerte del AMBA está atada a su conjunto y una mala decisión en cualquiera de ellas va a afectar a la otra”.

Por último, Ariel Sujarchuk, relató que “Escobar acompaña la situación general de la provincia y estamos cerca del límite de camas disponibles, pero por suerte al comienzo de la crisis pudimos municipalidad una clínica privada y con eso aumentar la disponibilidad de lugares para dar respuesta”.

“La inversión provincial y municipal fue muy grande pero lamentablemente siempre nos planteamos cuando llegaba el pico y antes de eso llegó la saturación de la gente con la cuarentena ya que la expansión del virus es enorme”, remarcó.

En cuanto a la Seguridad, los intendentes destacaron la figura de Berni, a quien definieron como un funcionario con una “personalidad avasalladora” y “preocupado por la falta de recursos” logísticos por parte de la administración nacional.

“El ministro de seguridad bonaerense tiene una personalidad avasalladora y la ministra nacional también está preocupada por la situación, y la que tuvieron no es una discusión dañina sino sana, aunque no es bueno llevar la discusión a los medios”, definió Nardini. “(Berni) está preocupado por la falta de recursos necesarios”, destacó Menéndez.