Vecinos de Ramos Mejía hicieron oir el reclamo por más seguridad, tras una semana cargada de asaltos violentos

Vecinos de La Matanza marcharon este mediodía en la estación de Ramos Mejía para pedir por seguridad, tras una semana cargada de casos delictivos. Por ejemplo, el robo a una jubilada viuda a la que maltrataron para exigirle una millonada de pesos que no tenía. Los manifestantes salieron con cacerloras y pancartas hasta la comisaría de esa localidad.

«Que no nos roben lo que con digno esfuerzo hemos logrado», expresó Daniel Bracamonte, uno de los impulsores de la manifestación. Y agregó: «No nos podemos acostar con la intranquilidad de que nos despierte el frío caño de un arma».

«Estamos cansados de pedir justicia por hechos consumados y no solo que esa justicia no llega, sino que a los gobernantes no les importa evitar una muerte o un mal trago en una casa con una madre cocinando y lavando la ropa mientras es sorprendida por seis delincuentes», dijo.

El lunes, una jubilada fue víctima en Ramos Mejía de un violento robo. Seis delincuentes fuertemente armados ingresaron en su vivienda. Los ladrones golpearon a la vecina y, según sus palabras, le pidieron equivocadamente USD 50.000 que ella no tenía. «Era un robo comando, estaban muy bien organizados. Pero se equivocaron de casa. Abrieron la puerta con una barreta y tenían intercomunicadores. Desde afuera les decían que estaba todo limpio, que podían trabajar tranquilos. Estuvieron entre las 14.40 y las 16, hicieron lo que quisieron en mi casa», explicó la jubilada.

«Yo les dije que se habían equivocado de casa, porque mi marido falleció hace seis meses, estamos de duelo y él no tenía ese dinero», explicó la víctima. La mujer fue amenazada junto a uno de sus hijos y los delincuentes dejaron la vivienda cuando se convencieron de que habían elegido un blanco equivocado, aunque se llevaron el dinero que tenía la familia.