En medio de la ola de inseguridad y las protestas de los deliverys, Hurlingham lanzó el programa “Reparto Seguro”

Ante la ola de inseguridad que afecta a motoqueros y repartidores, el Municipio de Hurlingham abrió sus puertas a un grupo de trabajadores de delivery y presentó el programa “Reparto Seguro”. Son «medidas dirigidas a brindar más protección a ese segmento obligado a transitar por la vía pública todos los días y que es un blanco fácil de la delincuencia».

Esta iniciativa incluye la creación de un registro de repartidores y la entrega de una credencial, con código QR y un ID personal, para que se pueda chequear rápidamente su identidad; la conformación de un grupo de Seguridad Online, donde estos trabajadores están las 24 horas conectados directamente con la Secretaría de Seguridad de la comuna. Y la conformación de corredores seguros para transitar y operativos de control moto vehicular en los barrios.

“Está claro que esta pandemia puso al delivery como un sistema casi indispensable para poder llevar a cada domicilio lo que haga falta, y este registro de repartidores de las distintas empresas nos permite tener la identificación de cada trabajador y de cada moto con los datos específicos; y establecer corredores seguros para que el sistema de seguridad pueda cuidarlos. Son políticas innovadoras que nos permiten que los repartidores puedan hacer su trabajo y que los vecinos también se sientan tranquilos”, destacó el intendente, Juan Zaleta, tras el encuentro.

La presentación del programa se realizó en el Centro Integral de Prevención (CIP) de la comuna, donde el intendente y el secretario de Seguridad, Damián Feu, recibieron a un grupo de repartidores, les entregaron sus credenciales y remarcaron la necesidad de seguir trabajando en conjunto para prevenir el delito.

“Pusimos a disposición un operativo integral de control vehicular, en los accesos a Hurlingham, en los barrios, lo combinamos con Seguridad Online, creamos corredores seguros y de esta manera trabajamos en conjunto”, señaló Feu.

La credencial que llevan los repartidores permite a los agentes de tránsito y a los efectivos policiales identificar a los trabajadores y al rodado en el que se movilizan a través de un código QR, lo cual dinamiza también a los puestos de control.

Además, los repartidores están integrados a un grupo de Seguridad Online exclusivo, en contacto directo con el Centro Integral de Prevención del municipio a través de un Whatsapp, para alertar ante cualquier situación de emergencia.

Las protestas de los delivery vienen en aumento, conforma los hechos de violencia, casi desde el comienzo de la cuarentena. La semana pasada hubo protestas en todos los municipios del Conurbano. Hoy también aparecieron en Morón.

El principal reclamo es la seguridad en la vía pública, donde son víctimas de robos y amenazas, y hasta denuncian zonas liberadas y complicidad policial. Aunque también buscan hacer valer otros derechos, en un sistema laboral particular.