Atención en riesgo: Advierten que el Hospital Posadas llegó al límite de camas y en Merlo directamente no hay personal

Fuera del mundo virtual, de las filminas y las (re) inauguraciones, la realidad es que el colapso sanitario tan temido está muy cerca, tal como presagiaban los funcionarios sanitarios de la Provincia de Buenos Aires, defensores de la cuarentena. Hoy el Hospital Posadas está al 95% de saturación de camas, mientras que otros siguen siendo edificios fantasmas.

No es que no exista otra salida que el aislamiento. Pero la desinversión de décadas no se pudo resolver en cinco meses. Puede que haya camas y respiradores nuevos. Lo que no hay es más personal. En el Hospital Eva Perón de Merlo los pacientes denunciaron falta de atención, aún con tes positivo de coronavirus. En Ituzaingó apenas si funciona la guardia. No se hacen testeos a pacientes con obras social. Y la internación de Covid19 allí es todo un misterio.

Ayer, Celeste Kanc subió un video a redes porque acudió al Hospital de Merlo y no la atendieron. «Hoy después de varios días llamando a la ambulancia y sin tener respuestas tuve que concurrir a la Guardia del Hospital Eva Perón por presentar por varios días dolor muy fuerte de garganta, fiebre, tos y dolores corporales a lo que me encuentro con que no hay ni un sólo médico para revisarte. Me atendió una enfermera que me saturo de mala gana y me dijo ‘usted no tiene problemas para respirar’, a lo que yo le respondo que no venía por problemas respiratorios. Y me contestó ‘si quiere esperar 3 ó 4 horas siéntese», describió la paciente en su posteo, que llamó la atención de Canal 13.

Celeste está internada en el Posadas. Vía telefónica, contó que “ahora estoy un poco mejor”. “Un muchacho en la puerta me dijo que esperara 3 horas. Que si me quedaba era mi problema. Me quedé un ratito, con lo que me dijo. Ya eran las 11 de la noche. En el Posadas me hicieron el hisopado y quedé internada”, sostuvo. Un informe contó que el 40% del personal de salud de Merlo está infectado o en aislamiento. No hay personal. Lo mismo ocurre en Ituzaingó o en el Hospital Favaloro de La Matanza, donde después de cinco inauguraciones tiene un funcionamiento mínimo.

El gigante Posadas aguante pero no puede con todo. La jefa de terapia intensiva, Constanza Arias, informó hoy a Télam que a pesar del aumento en la capacidad de camas, durante la segunda semana de julio se llegó a tener un 98%.

Hoy se ubica en el 95.5%, con un personal menguado desde el mes pasado por contagios, aislamientos y pedidos de licencia. Además ya tiene dos trabajadores fallecidos por Covid19. Arias explicó que el servicio de Terapia tenía cuando se declaró la pandemia 28 camas y que en la actualidad son 43, de las cuales 27 están destinadas a paciente con Covid.

Además, se prepararon «camas críticas en otras áreas del hospital» como las 12 de internación en unidad coronaria, 11 en servicio de emergencias, 6 en la unidad de recuperación post anestésica y 8 camas más en el sector de terapia intensiva pediátrica que no se utilizaron. El problema es que el aislamiento es imposible. Los pacientes se terminan contagiando.

Sobre los pacientes tratados, Arias comentó que el servicio recibió 120 en estado grave, con un promedio de edad de 55,7 años.

Un 70% presentó enfermedades como obesidad, hipertensión y diabetes. El 100% requirió asistencia con oxígeno en altas concentraciones y 70% debió ser intubado. El área es atendida por 50 especialistas en terapia -entre médicos de planta, de guardia y residentes- y más de 40 kinesiólogos, nutricionistas, enfermeros, ayudantes, higienistas y camilleros.