Se negó a declarar en Morón: Detienen y desafectan a un cabo de la Policía Federal acusado de cometer grooming

Un cabo de la Policía Federal fue detenido ayer, acusado de abusar y corromper a una nena de 11 años de Hurlingham. El agente fue desafectado preventivamente de la fuerza y se negó a declarar ante el fiscal.

El acusado, identificado como Edmundo García, se desempeñaba como cabo de la División Central de Video de la Policía Federal Argentina, y fue detenido ayer por personal de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en su casa de la localidad bonaerense de Ezpeleta.

Todo se inició cuando los fiscales de la UFI 5 de Morón, Claudio Oviedo y Marisa Teresa Monti, recibieron una denuncia por el delito de grooming, según las fuentes, tipificada en el artículo 131 del Código Penal, que prevé penas de prisión de cuatro a 10 años al que, por medio de comunicaciones electrónicas contactare a un menor con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual.

Con los datos aportados por la familia la víctima, los fiscales comenzaron una investigación a través de dos perfiles falsos, que el acusado había creado en las aplicaciones Tik Tok e Instagram, donde se hacia pasar por un chico para iniciar conversaciones con la niña.

El sospechoso está acusado de pedirle fotos de índole sexual, además de videollamadas en las que no mostraba su rostro.

Inmediatamente, la fiscalía ordenó el allanamiento de la casa del cabo, de 34 años, quien ayer fue detenido y trasladado a una comisaría de Morón, donde renunció a ser defendido por un abogado de la institución luego de que se secuestraran computadoras y teléfonos.

Los investigadores aguardan peritaje a  elementos secuestrados al acusado, para recabar más pruebas y determinar si hay otras posibles.

Fuentes policiales confirmaron que el jefe de la institución, el comisario Juan Carlos Hernández, ya ordenó la expulsión de la fuerza.

La investigación de la UFI 5 de Morón es por el delito de «captación de un menor por medio de comunicaciones electrónicas con el propósito de producir fotografías de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales y corrupción de menores agravada por tratarse la víctima de una nena de 11 años, ambas en concurso ideal».

(Télam)