Berni nivela la balanza y se diferencia de Frederik: «El que toma tierras en la provincia de Buenos Aires irá preso»

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, advirtió hoy que hay «diferentes tipos de tomas» de tierras, tanto por motivos habitacionales, como otras situaciones en las que algunos «vivos se organizan para sacar provecho», pero aseguró que «irá preso» quien ocupe terrenos en distrito bonaerense.

Berni se diferenció así de su par nacional, Sabina Frederic, quien aseguró ayer que las tomas de tierras «no son un problema de seguridad» y las atribuyó a un «déficit habitacional». Teoría que, por otra parte, compartió el gobernador, Axel Kicillof. Esta mañana el ministro de Seguridad mostró la otra cara de la moneda.

El funcionario dijo las ocupaciones ilegales son «un delito» y que el derecho a la propiedad privada es «inviolable». «Es una responsabilidad de seguridad. No creo que la ministra haya querido decir eso», manifestó.

«Para esta provincia y este ministro, la usurpación es un delito. Es un problema de seguridad. El tema está muy pesado. El fin de semana pasado desarticulamos cinco, seis tomas», reiteró hoy con Radio Rivadavia.

El conflicto por la toma de tierras genera diferencias en el oficialismo. Luego de denunciar a los manifestantes que habían pedido la intervención del gobierno para frenar las ocupaciones violentas en Villa Mascardi, Frederic tomó distancia del conflicto al asegurar que las usurpaciones no son «un tema de seguridad».

Lejos de condenar las tomas, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, consideró que «es innegable que existe una necesidad», en referencia a la sucesión de ocupaciones de las últimas semanas, que motivaron el reclamo de intendentes de la provincia.

«Los bonaerenses tienen que estar tranquilos que para su gobernador y su ministro los derechos a la salud y a la propiedad privada son sagrados e inviolables», insistió Berni.

Según los registros del Ministerio de Seguridad bonaerense, a cargo de Berni, en la Provincia hay cinco intentos de toma de tierras ilegales cada semana. Hasta el 1° de agosto, se registraron 140 tentativas de usurpaciones a lo largo del año. Y la situación se agravó durante los últimos días.

En ese marco, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, afirmó el domingo pasado que «el Estado tiene que hacer cumplir la ley» y desalojar las ocupaciones en Villa Mascardi y el partido bonaerense de Victoria.

«Si hay gente tomando tierras, lo que tiene que hacer es desalojar», advirtió. Es más, dijo que el Gobierno debería sacarles beneficios sociales, como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Días atrás, el dirigente social Juan Grabois, aliado crítico del Gobierno, alertó por una «oleada de toma de tierras» en Buenos Aires y algunas provincias. Por su parte, la ministra de Vivienda y Hábitat, María Eugenia Bielsa, lo atribuyó a «situaciones delictivas».