Kicillof se reunió con intendentes y tranquiliza: «Los ocupaciones son ilegales y producen situaciones injustas»

El gobernador Axel Kicillof, se reunió este jueves con intendentes de la Tercera Sección Electoral para abordar la problemática de las usurpaciones ilegales y la toma de tierras en la Provincia.  «Las usurpaciones no solo son ilegales sino que además producen situaciones injustas», tranquilizó, tras el pedido hecho ayer por sus invitados.

«Sabemos que la provincia de Buenos Aires tiene un enorme déficit habitacional pero este no se soluciona con intrusiones ilegales”, dijo el exministro K. Como pasó con la salida de presos, ahora nadie en el Gobierno se atreve a ratificar lo que piensa, tras el escándalo que desató la ministra de Seguridad de la Nación, Sabrina Frederik, quien no sólo tiró la pelota afuera, sin que además se atrevió a denunciar a vecinos de Villa Marscardi que marchaban contra los ocupas.

Rápidamente, desde el Presidente para abajo salieron a rectificar que se trataba sólo de un «problema de hábitat», no resuelto durante décadas y agrabado por la cuarentena y la aprobación de una ley en Provincia que prohíbe los desalojos judiciales hasta tanto termine la pandemia.

La lanza la tomaron los tres intendentes del PRO en el Conurbano Valenzuela, Macri y Grindetti, todos de buen diálogo con La Rosada y La Plata. Pero ayer se sumaron los jefes comunales de La Matanza y la Zona Sur, que hoy estuvieron en la Casa de la Provincia. Blanca Cantero, de Presidente Perón, habló de tomas que son organizadas por organizaciones y punteros políticos. El propio ministro Sergio Berni armó ayer otro escándalo acusando nada menos que Movimiento Evita de Emilio Pérsico y Chino Navarro, funcionarios también.

Por ahora la pelea y los acuerdos van desde el discurso. El ministro de Seguridad mostró ayer un video en el que cuenta los operativos y detenidos por usurpaciones de terreno. Esto, entre la izquierda, está mal visto. «Convirtió a la fuerza de Seguridad en una fuerza represiva», lo atendió el Premio Nóbel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

«Esta problemática estructural de falta de vivienda en la provincia de Buenos Aires se ha agravado fuertemente durante los últimos cuatro años», chicaneó hoy Kicillof. Y agregó: “El Ministerio de Seguridad viene actuando incansablemente para evitar nuevas tomas. Necesitamos además que la Justicia haga su trabajo con quienes incentivan las ocupaciones y se abusan de las necesidades de la gente”.

Como resultado del encuentro, se estableció un plan de acción que consta del establecimiento de una mesa de trabajo conjunta entre la Provincia y los municipios del AMBA, de modo de dar un abordaje integral a la problemática con acciones de carácter coyuntural y estructural.

Dentro de las acciones puntuales para evitar nuevas usurpaciones y tomas ilegales, se estableció un sistema de “alerta temprana” entre los municipios, la Jefatura de Gabinete y los ministerios de Gobierno, Seguridad y Justicia y Derechos Humanos. Por su parte, el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad se encargará de la asistencia a las poblaciones vulnerables que sufren del déficit habitacional.

En tanto, el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos anunció la puesta en marcha, a través del Instituto Provincial de la Vivienda, de un plan de 8.000 viviendas en el marco del Programa “Provincia en Marcha” para los años 2020 y 2021. Se reiniciarán 5.700 viviendas cuya construcción había sido interrumpida por la gestión anterior y se construirán 2.300 nuevas viviendas, con financiamiento nacional y provincial. Por su parte, el Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU) está llevando a cabo el plan de urbanización de barrios populares en 14 distritos de la Provincia.

Asistieron a la reunión Berni; el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, la ministra de Gobierno, Teresa García; el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque; de Infraestructura y Servicios Públicos, Agustín Simone, y de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak.