Cruces por las aperturas en Capital y los desbordes en el Conurbano: Kreplac pide solidaridad y no ir a tomar cerveza

El gobierno salió a cuestionar por todos lados la apertura de bares en Capital Federal, donde fueron clausurados al menos 12 locales por los desbordes de ayer, aunque en Provincia sólo miran la paja en el ojo ajeno. «Es obvio que nos molesta, pero merecemos una reflexión más grande, los pequeños disfrutes pueden ser postergables. Si todos entendemos que hay gente que fallece, tenemos que cuidarnos», dijo viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak.

El camporista indicó que aquellos que más salen a las calles son los que son menos vulnerables ante el Covid-19 pero resaltó que ellos, «los que toman la cervecita», después vuelven a sus casas y contagian a los demás. Por lo que insistió en trabajar «en la solidaridad». «No estoy de acuerdo con la apertura de bares, claro. Mi trabajo es intentar que la gente siga las reglas y yo quiero explicar por qué pensamos eso y es por la importancia de la solidaridad, hay gente que tiene mucho riesgo». Asimismo agregó que le afecta «cuando las cosas mundanas de la vida» son las que se priorizan.

«Los trabajadores de salud están muy cansados, es nuestra responsabilidad ayudarlos y apoyarlos. Creo que tienen razón cuando piden que tenemos que cuidarnos, porque abren la puerta y ven a tres pibes tomando una cerveza…», dijo.

El viceministro también remarcó que pese a la diferencia en este punto con las autoridades del gobierno porteño trabajan de forma coordinada y aseguró: «Estamos en un momento de michos casos. Aparecieron muchos focos en distintos lugares del interior del país y del de la provincia. Hay muchos contagios cada día».

Por último, remarcó de todos modos que la cantidad de muertos no es alta pese a que el país está entre la lista de los diez con más contagios y explicó: «Si seguimos con tantos nuevos enfermos, seguirán aumentando los fallecidos. Hay que hacer algo para bajar los casos». Tras casi seis meses de cuarentena, hasta el Presidente asume que no se cumple.

El Gobierno teme haber equivocado la estrategia. Ahora la medida parece ser volver a la grieta. Culpar a la Ciudad, que tiene su propio análisis de la situación, y, apoyados en los medios de comunicación porteños, desviar la atención de la Provincia. Suele ser así. Siempre. Incuso en plena pandemia, salvo cuando se realiza un acto oficial. El tema es que en el Conurbano inundan tres crisis simultáneas: La pobreza y la inseguridad (incluida la toma de inmuebles) son efectos colaterales de una cuarentena, que tampoco evitó el pico de casos y de muertes que ahora se atraviesa.

Se ganó tiempo, es cierto. Para comprar camas y respiradores. No se puede comprar personal. Por eso los que esta semana aparecieron en pantalla son los terapistas. El pelotón que está al frente de la batalla mientras otros creen que estando en sus casas se convierten en héroes. En algunos casos son un problema menos. En otros empeoran la situación.

Con la gente en la calle, reverdecieron los cruces por demás insólitos. «Quedate en casa, ponele. Doble estándar del presidente Alberto Fernández, de Santiago Cafiero [por el jefe de Gabinete], de Axel Kicillof y de Fernando Espinoza [por el intendente]. Ponen a la libertad de la Ciudad como causa de contagios, prohíben gastronomía con protocolos en terrazas y jardines, pero vemos descontrol en jurisdicciones que gobiernan», tuiteó el exministro de Educación de Macri.

Ayer, el jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero, había criticado las aglomeraciones en la Ciudad y pidió revisar los protocolos. Luego, el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli dijo que a partir de este sábado se agregaron controles a bares, porque «siempre hay algún lugar donde se pueden endurecer los controles». Sin embargo, dijo que «los vecinos de la ciudad son muy responsables», y apoyó las medidas de apertura en el distrito. «No se puede jugar a la política, yo hablo desde el fondo de mi corazón. En la Capital Federal, creo que el jefe de Gobierno Rodríguez Larreta se equivoca con más aperturas. Cuando hay más circulación, hay más contagios. Cuando hay más contagios, hay más muertes», publicó el intendente Fernando Espinoza en las redes. «Avisen el desastre que es La Matanza», le contestaron.