01/10: Meoni le pone fecha al regreso de los vuelos regulares y Juntos por el Cambio presiona por el Aeropuerto de Palomar

Tras casi 6 meses de cuarentena, el ministro de Transporte, Mario Meoni, deslizó hoy que «se está pensando en el 1° de octubre para el retorno de los vuelos regulares, tanto domésticos como internacionales», y que para eso se trabaja en protocolos sanitarios. Mientras tanto, Juntos por el Cambio le mete presión por la continuidad de la terminal de Palomar.

Los vuelos de cabotaje, suspendidos a mediados de marzo, tenía fecha de regreso para julio, luego se pasó al 1 de septiembre y después no se tiraron más fechas, debido al avance del coronavirus en el AMBA y de la paraonia de los gobernadores. En varias provincias, con menos infectados que el Municipio de Morón, volvieron a fase 1. Por lo tanto es imposible pensar en reabrir los cielos, siendo que hasta se viola la Constitución con tal de cerrar «fronteras» provinciales.

Meoni aclaró que la cantidad de viajeros va a estar condicionada por la apertura de fronteras internacionales (donde sí hay barreras jurisdiccionales entre estados independientes) y la decisión que vayan tomando las provincias. El Ministerio de Transporte ya elevó un «protocolo unificado» al Presidente, quien tendrá la palabra final sobre este tema.

Hace unos días, el ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens, se manifestó en el mismo sentido: “Es difícil poner fecha, nuestra expectativa es que para octubre podamos volver a volar». Por su parte, desde la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) afirmaron a P/12 que «se está haciendo todo lo posible para volver a volar el 1 de octubre.

La medida parece a contramano del discurso oficial, pero inminente. También se sabe que conjuntamente, se puede llegar a tomar una decisión sobre el Aeropuerto de El Palomar. Meoni pasó del elogio a la crítica, por «los costos de mantenimiento», en medio de una puja con los gremios aeronáuticos que un ajuste que ya empezó por Aerolíneas Argentinas. Irónicamente son esos gremios los que sueñan con el cierre del EPA y la desaparición de la competencia low cost.

La situación de El Palomar, entonces, dejó de ser una discusión ambiental, para convertirse en una ecuación político económica. Como de un lado presionan para que se cierre (APA, AA, La Cámpora y AA2000, concecionaria de los aeropuertos), del otro defienden su funcionamiento. Se trata de los intendentes de Morón y Tres de Febrero, Lucas Ghi (FdT) y Diego Valenzuela (JxC), a los que sumó también Descalzo, por los hoteles que empezaron a construir en Leloir.

Sólo el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, se mantiene al margen, públicamente, siendo que su municipio tiene el perjuicio de los ruidos y ninguna ventaja económica al respecto, además de que vecinos de su distrito son los que llevaron un amparo a la Justicia Federal de San Martín, que debe emitir próximamente un fallo de fondo sobre el tema.

El negocio low cost divide agua. Más competencia, más pasajeros. Más turismo a ciudades del interior. Con esas premisas es que los bloques de legisladores de Juntos por el Cambio intentan, por ahora sin suerte, que se hagan declaraciones favorables en las cámaras. Pasó por diputados de la Provincia de Buenos Aires. El Frente de Todos lo bochó.

Este fin de semana, en tanto, los diputados nacionales Hernán Berisso y Virginia Cornejo (JxC), y el exintendente de Morón Ramiro Tagliaferro (PRO), mantuvieron una reunión virtual en la que participaron los CEOs de FlyBondi y JetSmart, los síndicos de las citadas empresas y la Cámara de Comercio de Industria de El Palomar, para analizar su futuro.

«Tenemos que saber por qué el mundo está volando y nosotros no. Hoy la IATA pidió que Argentina retome los vuelos para que no nos convirtamos en otra Venezuela. Estamos muy preocupados por la caída de la actividad aerocomercial y por el posible cierre del aeropuerto El Palomar, el cual es imprescindible para la conectividad en nuestro país y la sobrevivencia de las lowcost. La situación del aeropuerto no es una causa de Morón o Zona Oeste sino de todos los argentinos», sostuvo Berisso. Las aerolíneas están en estado de alerta y en tiempo de descuento financiero.

Por lo pronto, se viene un verdadero torbellino político en el HCD de Morón, donde el bloque de Tagliferro presentó un proyecto que pide la continuidad del AEP. Hasta hace un año hubiese generado un choque sin vueltas, entre los que hablan de la «ciudad aeronáutica» y el proyecto aerocomercial y los que denunciaban la corrupción macrista y el daño al medio ambiente. Pero el discurso en el kirchnerismo local cambió ni bien Lucas Ghi se quedó con las PASO en 2019 se volvía a probar el traje de intendente. En ese momento recordó que el sabbatellismo siempre soñó con tener un aeropuerto en Morón. Así que, ahora, no es extraño que el jefe comunal haya salido a «defender los puestos de trabajo».

En la zona oeste ahora el reclamo es casi unánime a favor del Aeropuerto. Meoni lo sabe. Pero el que definirá será el Presidente.