Mientras la Provincia estudia un aumento, sigue la protesta policial en el GBA: «La pandemia sólo agravó la situación»

Pese a la promesa de aumento salarial esgrimido esta mañana por el Jefe de Gabinete Bonaerense, Carlos Bianco, y el ministro de Seguridad, Sergio Berni, continuó este martes la protesta de policías a lo largo de la Zona Oeste y el Conurbano.

El reclamo, que se empezó a sentir ayer y que terminó con un retén frente a la casa de la Gobernación en La Plata es por mejores condiciones de trabajo, desde elementos de seguridad. Por eso en estos momentos se registran protestas en La Matanza, San Martín, Tres de Febrero, Merlo, Morón, Ituzaingó y Hurlingham, entre otros puntos del GBA.

“La situación de los policías es malísima, en cuanto a la situación económica y las condiciones de trabajo. La pandemia lo que hizo fue agravar la situación”, aseguró hoy Nicolás Masi, secretario general de SIPOBA, el gremio policial.

El jefe de la Bonaerense, Daniel García, se acercó al destacamento de La Matanza para hablar con los efectivos policiales. Le presentaron un petitorio donde solicitan un aumento desde el 56%, según escalafón, y mejoras en las condiciones. Pero se fue a poco de intentar asumir un diálogo. No pudo. El ministro de Seguridad Sergio Berni no lo hizo.

Las manifestaciones se replicaban esta martes en La Plata, Berisso, Ituzaingó, Almirante Brown, Morón, Merlo, Quilmes, San Miguel, Azul, Malvinas Argentinas, Pilar, José C. Paz, Avellaneda, Lomas de Zamora, Tres de Febrero, Junín, Bahía Blanca, La Matanza, Necochea, San Nicolás, Pinamar, Villa Gesell, Olavarría, Pehuajó, Tres Arroyos, Pergamino, y Mar del Plata.

Desde el Gobierno bonaerense explicaron a Télam que si bien comprenden que el reclamo salarial de los agentes policiales “es justo”, no se descarta que las protestas “tengan un trasfondo político por la magnitud que alcanzaron” este mediodía.

Masi dvirtió que “si no dan los números esto puede terminar mal” y no descartó un paro. “El policía quiere saber cuánto va a cobrar a fin de mes. Nosotros pedimos $60 mil de sueldo de bolsillo para oficial ingresante”, dijo  hoy a Radio Mitre.

Muy temprano, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, anunció que el fin de semana se conocerían detalles de la mejora que alcanzará a los 90 mil integrantes de la mayor fuerza civil armada del país. Fue en una conferencia urgente que se hizo en Autopista Riccheri y Camino de Cintura –Puente 12, donde tiene el comando el ministro Berni–.

Por su parte, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, advirtió hoy que las protestas de efectivos de la Policía Bonaerense «están por afuera del régimen disciplinario y son injustificables», aunque reconoció que «hay un retraso en la democratización y en las condiciones de trabajo» en las Fuerzas de Seguridad.

«Estuvimos siguiendo el tema, acompañando al gobernador y preocupados. Hay un retraso en la democratización y en las condiciones de trabajo, de sanidad, de formación y actualización jerárquica en las fuerzas», sostuvo hoy la antropóloga.

La Policía de la Provincia tiene vedada la sindicalización. Por eso los disparadores fueron posteos en un sitio de Facebook (Policías Reclamando) que tiene más de 40 mil seguidores y las cadenas por whatsapp.

También asumió la representación del reclamo una ONG, que tiene la denominación de Sindicato de Policías Bonaerenses (SIPOBA) y que hace años pelea –en la Justicia- por obtener la autorización con formato de gremio.

Bianco y Berni pospusieron los detalles del futuro aumento. Sólo explicaron que los agentes tienen “un retraso del 30%”. Y que la posibilidad de la mejora se estudia en los despachos oficiales desde “hace 10 días”.

El último ajuste en los haberes para uniformados rige desde noviembre de 2019. De acuerdo con esa escala salarial, el oficial ayudante cobra de bolsillo 34.700 pesos. Un comisario percibe 72.500 y un superintendente (máximo rango del escalafón) 157.900.

El SIPOBA pide una “equiparación con la Policía de la Ciudad”. Allí el salario más bajo está cerca de los $60 mil.  El viernes se lanzó un de Seguridad que no tuvo en cuenta este problema. La Provincia mantiene en secreto la mejora, que no llegaría a ese piso. Se estudia una suba de entre 40 y 45%. El escalón más bajo llegaría entonces a $48.000 ó $50.000.