La protesta continúa con expectativa en La Matanza y, como si fuera poco, un policía amagó con tirarse desde una torre

Un policía trepó este miércoles a la torre de una antena durante la protesta de la Bonaerense en la puerta del Centro de Coordinación estratégica de Puente 12 en La Matanza. Mientras lo intentan bajar, una docena de policías entró a las oficinas para una reunión de la que esperan «respuestas concretas» de las autoridades.

Oscar Pagano estuvo 11 años sumariado, volvió a trabajar y perdió su hijo el año pasado, entregó escenas de dramatismo a la tensa situación que atraviesa a la Provincia, con toda su policía en plena rebelión por salarios y otras condiciones de trabajo. «¡Salarios dignos ya!» y «Aumento del 56%» eran algunas de las consignas de los carteles que florean mientras cantaban: «Y Berni dónde está, dónde está y Berni dónde está».

Desde ayer, la revuelta se concentró en La Matanza, desde donde ayer el ministro de Seguridad prometió que habrá una recomposición salarial. Hay versiones que hablan de un 30% ofrecido, hasta de un 36% ya pedido.

Mientras tanto, compañeros y familiares de Pagano llegan y frente a las cámaras le pedían que piensa en ellos. «Papá por favor no nos hagas esto”, suplicó su hija. «Hijo, dale, bajá. Te vas a acalambrar”, gritaba la madre.

Bomberos equipados con arneses organizaron un operativo para bajarlo. Además llegó una ambulancia al lugar, Puente 12, uno de los principales puntos de protesta de los policías de la fuerza de seguridad bonaerense.
El efectivo se largó a llorar y exclamó: “¿Sabés cuántas veces la pasé esta? Me hicieron un sumario administrativo”, gritó, ante el pedido de que no haya sanciones para los agentes que participen de las manifestaciones.

Los efectivos de la Bonaerense protestan desde el lunes en múltiples puntos del conurbano y en el interior. Una de las manifestaciones fue ante la residencia del gobernador bonaerense Axel Kicillof.

Entre los reclamos los policías piden que no haya represalias para los que participen de las manifestaciones. Detrás de ese planteo está el objetivo de impulsar u oficializar un sindicato.

Los efectivos reclaman además un aumento de entre el 56% y 64%, dependiendo los escalafones y los sueldos básicos de cada jerarquía. También una suba de las horas adicionales que hacen los uniformados y que sean pagadas en tiempo y forma.

Otros pedidos son que los provean de equipos de trabajo e uniforme, patrulleros en condiciones, capacitación permanente, derecho a la vivienda digna y la no obligatoriedad de adherirse a IOMA, la obra social de los trabajadores del Estado provincial. Además solicitan asistencia psicológica y que deje de haber “represalias” contra los agentes como sumarios, arrestos, desafectaciones y traslados, como medidas de disciplinamiento.