El Aeropuerto de El Palomar (por ahora) no se cierra: Se lo aseguró el ministro de Transporte a intendentes del Oeste

El ministro de Transporte Mario Meoni le comunicó a los intendentes de Morón, Hurlingham, Tres de Febrero e Ituzaingó (Lucas Ghi, Juan Zabaleta, Diego Valenzuela y Alberto Descalzo) que el aeropuerto de El Palomar continuará sus operaciones en el marco de la compleja situación socio-económica que atraviesa el sector aerocomercial, aunque sujeto a nuevos «estudios».

El funcionario buscará «asegurar los puestos de trabajo actuales», pese a sus intenciones de cerrar la terminal. A su vez, Meoni compartió la intención de realizar un «estudio serio», cuyo objetivo sea analizar con claridad la sustentabilidad de la operación que lleva adelante el aeropuerto. Dicho estudio considerará variables como la cantidad de vuelos en relación a los pasajeros e inversión. También se determinará el estado técnico real de la terminal.

Cabe recordar que, actualmente, el aeropuerto de El Palomar se encuentra en funcionamiento permitiendo la operación de vuelos especiales que realizan las aerolíneas autorizados en el marco del aislamiento social y preventivo.

“Un encuentro muy positivo, le transmitimos al ministro la expectativa que tenemos en la región en torno al restablecimiento progresivo de la actividad aerocomercial en el Aeropuerto de El Palomar, obviamente con todas las condiciones sanitarias garantizadas”, sostuvo Lucas Ghi, tras la reunión.

Y agregó: «El ministro nos confío que toma nuestra inquietud y nos adelantó que, si la tendencia en relación a la dinámica epidemiológica sigue mejorando, el aeropuerto estaría en condiciones de ir recobrando su funcionamiento en el transcurso de las próximas semanas». Los intendentes habían pedido expresamente por el Aeropuerto, tras las versiones de cierre que alimentó el propio ministro, cuando opinó que sus operaciones no cubrían los costos. Las aerolíneas que operan allí creen lo contrario: que por lo que cuesta mantenerlo es la cuarta terminal área más importante del país.

De la existencia de EPA dependen las low cost Flybondi y Jetsmart, que de tener que mudarse a Ezeiza perderían su ventaja. La semana pasada hubo una movilización al ministerio para asegurar sus fuentes de trabajo. Sus trabajadores no se conformaron tampoco con la promesa del regreso de los vuelos el «12 ó 15 de octubre». Quieren definiciones. Hoy Meoni les dio una tan o más importante. Aunque todavía sobrevuelen los deseos del coletivo Stop Flybondi y de los fanáticos de Aerolíneas Argentinas, que «no quieren competencia», a ojos de las low cost. De hecho, Meoni también cerró con los gremios aeronáuticos la fusión de Austral. Palomar era sólo una moneda de cambio.