Volvieron los vuelos de cabotaje, pero por ahora Aerolíneas y Ezeiza son los únicos operadores habilitados en el AMBA

Tras siete meses de cuarentena, volvieron finalmente los vuelos regulares de cabotaje en Argentina. Pero por ahora sólo la mitad de las provincias dieron su visto conforme y sólo operó el aeropuerto de Ezeiza. Esta mañana, el primer viaje fue a Jujuy. Mientras tanto, las aerolíneas low cost siguen a la espera de la habilitación en El Palomar, y operan sólo con vuelos especiales.

Jujuy, Mendoza, Córdoba, Salta, San Luis y Neuquén, decidieron no pedir ningún requisito especial a los pasajeros provenientes del AMBA. En cambio, hay once provincias que resolvieron exigir que cada pasajero se haga un test tipo PCR para mostrar que da negativo de Covid-19. En algunos estados, el test debe ser hecho 48 horas antes de embarcar y en otros, 72 horas antes.

Los vuelos de cabotaje estarán restringidos en una primera etapa a trabajadores considerados «esenciales», personas que deban realizar tratamientos médicos con sus acompañantes, y unas pocas categorías más. No está autorizado el turismo. ​Entre los requisitos que exige Transporte, el más relevante es el Permiso de Circulación que se emite por Internet y guarda la aplicación Cuidar.

Pero, además, entre las provincias que agregarán el requisito de un test están La Rioja, San Juan, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Santa Fe, Chubut (para los vuelos a Trelew) y Tucumán. Allá se pedirá llevar un PCR «negativo», hecho con 72 horas de anticipación.

Otras provincias piden la misma prueba, pero hecha con una anticipación de 48 horas. Son Corrientes, Misiones, Río Negro y Santa Cruz. Dos vuelos que estaban programados hacia Corrientes y Posadas para este jueves ya fueron reprogramados.

Estas definiciones por parte de los gobernadores recién fueron remitidas a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) a lo largo del miércoles. Y en el caso de Aerolíneas Argentinas, van a obligar a la línea aérea estatal a reprogramar por siete días varios de los vuelos, para dar tiempo a los pasajeros a hacerse los test. La exigencia supone, además, un sobre costo de aproximadamente 6.000 a 7.000 pesos por test.

En medio de ese mapa desparejo y heterogéneo de autorizaciones hay al menos dos detalles que los gobiernos decidieron a última hora para no arruinar la foto del regreso de los vuelos.

Aerolíneas tiene programado para la tarde del jueves un vuelo a Tucumán y, ante la exigencia del gobierno de Juan Manzur de un test con 72 horas de anticipación, el ente de turismo de esa provincia habría decidido movilizar recursos propios para que esas pruebas sean realizadas después del vuelo, una vez en suelo tucumano. Una medida similar habría tomado Gustavo Melella, gobernador de Tierra del Fuego: los pasajeros que mañana a las 9.00 embarquen rumbo a Ushuaia podrán hacerse los test una vez que hayan arribado.

Las provincias que no exigen un test de coronavirus son Neuquén, Mendoza, San Luis, Córdoba, Jujuy, Salta y, aseguran esas fuentes, tampoco se exigiría test para ingresar a Comodoro Rivadavia (pese a que la misma provincia lo exige en el aeropuerto de Trelew).

La línea aérea excluyente es Aerolíneas Argentinas, con más de 100 vuelos programados para las próximas dos semanas por todo el país.

El viernes también tiene pedida autorización para comenzar a volar la «low cost» JetSmart, desde El Palomar, con un primer vuelo a Mendoza.

Otra aerolínea que pidió autorización volver a realizar vuelos de cabotaje es Flybondi, también desde El Palomar, pero a partir de noviembre.