Aeropuerto de El Palomar: Flybondi rechaza Ezeiza y acusa al OSRNA de dejar al «descubierto el desmanejo regulatorio»

La aerolínea Flybondi rechazó a través de un comunicado la posibilidad de trasladar sus operaciones a Ezeiza, tras conocerse el informe del OSRNA que autoriza a ese aeropuerto cómo el único operativo ahora dentro del AMBA.

Si bien aclara que aún no fue notificada oficialmente «ni se conoce ningún detalle sobre el alcance de esta medida sobre el Aeropuerto Internacional El Palomar», la low cost plantó bandera hoy, al afirmar que será «El Palomar o nada».

Flybondi rechazó la medida del OSRNA al considerar que sus argumentos «son íntegramente impugnables y maliciosos» y que «más grave aún, deja al descubierto el desmanejo regulatorio y la ausencia total de planificación y coordinación, generando dos claros damnificados: los pasajeros y los trabajadores».

«Volar desde Ezeiza no es una opción comercial para Flybondi ni tampoco para nuestros pasajeros, y las autoridades de gobierno y de los organismos reguladores conocen esta realidad. Su decisión demuestra el poco respeto hacia los pasajeros que adquirieron tickets para volar desde El Palomar y que hasta último momento no saben desde donde saldrá su vuelo, sumado a los miles de pasajeros que sólo pueden viajar en avión si lo hacen desde un aeropuerto al que pueden llegar en transporte público», comunicó hoy esa aerolínea.

«También nos llama mucho la atención que en este contexto de complejidad económica y profunda crisis de la industria, se pongan en riesgo miles de puestos de trabajo», declaró Esteban Tossutti, presidente de la compañía que rompió el mercado al desembarcar en 2018 en El Palomar, con precios populares.

«Vamos a solicitarle a las autoridades la revisión de esta medida y realmente esperamos que puedan tomar decisiones idóneas, que pongan en el centro a los pasajeros, a los empleados y al trabajo genuino», agregó el ejecutivo.

«Además, en el caso en que sea un aspecto valorado por quienes definieron esto, sería importante que sus decisiones no busquen afectar la continuidad de un modelo de negocio que en poco más de dos años ha logrado democratizar el avión como medio de transporte y transformarlo en una opción accesible para todas las personas de este país», sostuvo el CEO de Flybondi.

El viernes, las dos aerolíneas que operan desde el AEP, hicieron sonar toda su bronca en redes sociales, a través de sus sindicatos de trabajadores. Sin embargo, el CEO de Jetsmart, Santiago Pérez Corral, deslizó con resignación el sábado que «habrá que acatar y nos iremos a Ezeiza: Tenemos que volver a volar».

No hubo hasta el momento una devolución de los intendentes que salieron a bancar el aeropuerto. El que salió con el tema en las redes fue Ramiro Tagliaferro, antecesor de Lucas Ghi, quien recordó que El Palomar ofrece «más de 1000 puestos de trabajo de manera directa y más de 11.000 indirecta».

«Bandera de Argentina 2 millones de Argentinos ya volaron a bajo costo, miles por primera vez! Inclusión, federalismo, trabajo y producción. Todo a Favor. El Gobierno hace TODO para cerrarlo», twitteó el ex intendente de Morón.

La medida del OSRNA coincidió esta semana con la fusión de Aerolíneas y Austral, confirmada el martes en una asamblea de accionistas. Los gremios aeronáuticos que respaldan al gobierno guardaron violín en bolsa. Pero se llevaron un premio consuelo. Detractores de las low cost y del AEP salieron a celebrar.

El Palomar estaba en duda desde que cambió el gobierno. Hace dos semanas el ministro de Transporte, Mario Meoni, había negado el cierre al anunciar el regreso de los vuelos de cabotaje, que por ahora sólo le resultó a AA.