Entre desalojo y desalojo, el Presidente recibió a intendentes del Conurbano: Le habrían pedido que no ceda ante las tomas

En una jornada carga de tensiones políticas y sociales, por los desalojos en Guernica y Entre Ríos, el presidente Alberto Fernández recibió ayer a los intendentes Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Juan Zabaleta (Hurlingham). El Gobierno informó que fue para evaluar la situación epidemiológica en el Conurbano y analizar proyectos de inversión para impulsar la obra pública en la región.

«Nos reunimos con el Presidente con el objetivo de dialogar sobre la situación epidemiológica en los municipios y las distintas acciones que estamos llevando a cabo en este contexto de pandemia», expresó Descalzo en sociales.

A lo Néstor Kichner, el mandatario recibió a un grupo de jefes comunales afines. Entre ellos, a Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora. El grupo de la Tercera Sección, como todo el PJ bonaerense después, había pedido no agrandar el tema de las tomas, que finalmente se resolvió con un desalojo forzoso en el distrito de Presidente Perón. La previa estuvo cargada de tensiones entre los ministros Berni y Larroque. Y mereció movilizaciones de la izquierda y críticas de agrupaciones K, que le apuntaron al ministro de Seguridad.

Dicen que los intendentes le solicitaron al mandatario que “sea claro” respecto a que la propiedad privada. Ayer fue un paso en ese mismo sentido con la participación de la Justicia. Hoy, en cambio, el Presidente volvió a hacer equilibrio y defendió a Juan Grabois, gran perdedor de la toma a los Etchevehere.

«Nos reunimos con el Presidente con el objetivo de dialogar sobre la situación epidemiológica en los municipios y las distintas acciones que estamos llevando a cabo en este contexto de pandemia», expresó Descalzo ayer, lejos de la agenda política de la semana, más ajena a la catástrofe sanitaria.