El HCD de Morón realizó la Sesión Especial «30 mil Motivos», con homenaje a los desaparecidos de la última Dictadura

El Concejo Deliberante de Morón realizó este viernes la tradicional sesión de «30 mil motivos», en forma semipresencial, para familiares detenidos y desaparecidos de la última Dictadura, y militantes «que participaron activamente en la construcción de la memoria colectiva del período 1976-1983».

En esta oportunidad, fueron reconocidos Aurora de Iriarte, Delicia Córdoba de Mopardo, Dolores Martina Molina de Rizzo, Elena Greus Von Schmeling, Josefina García de Noia, María Arroyo, Nora Etchenique, Odila Casella de Pedro, Rosa Cravchov de Resnicoff, Sara Ludmer de Steimberg y Alexis Banylis.

Paula Majdanski, presidenta del bloque del FdT, reflexionó: “Estas palabras son en homenaje a la vida y a la búsqueda de identidad porque la necesidad de memoria, verdad y justicia estará para siempre en nuestro código genético.”

«Esta instancia – explicó- es para reconocer a aquellos y aquellas que han desempeñado una incansable lucha por un reclamo que no tiene límites y que sólo se mantiene vigente a través del ejercicio de la memoria histórica y colectiva».

Por su parte, Juan Nardo, jefe del bloque de JxC, aportó que «los hombres de la democracia no podemos dejar de levantar las voces ante las prácticas autoritarias que se pueden ejercer por parte del Estado».

«Esta parte de la historia que se escribió con sangre y muerte tiene que servir debe ser una enseñanza para no repetir y decir fuertemente nunca más a la violencia política, nunca más a la alteración del orden constitucional, nunca más a la no constitucionalidad, nunca más a la desaparición forzada de personas y nunca más a la muerte», sostuvo el concejal.

Por su parte, Sandra Yametti, representante del GEN, analizó: “Me emociona encontrar, a lo largo de la historia reciente, las personas que se comprometen con el otro. Con ese otro colectivo. El compromiso social que no siempre se encuentra».

«Estas mujeres que hoy homenajeamos atravesaron calvarios personales y calvarios familiares porque ponían en riesgo a todos aquellos que las rodeaban. Mi enorme reconocimiento y homenaje a ellas, que no miraron para atrás, sino que miraron a los que tenían al lado», concluyó la abogada.