Marchas en Ituzaingó y Varela: Deliverys pidieron seguridad y justicia para Facundo Hambra, que continúa en estado crítico

Grupos de repartidores y familiares y amigos de Facundo Hambra (22), volvieron a marcha en el atardecer del viernes para pedir por seguridad y justicia. Mientras tanto, el joven baleado el lunes pasado continúa en estado crítico.

La protesta, en este caso, se produjo sobre la calle Blas Parera, en el límite entre Ituzaingó y Castelar pero del lado sur. En la semana ya había habido cortes en avenida Santa Rosa y en Acceso Oeste. A su vez, organizaron otra manifestación en el Cruce Varela, que terminó con incidentes debido a un automovilista.

Mientras esperan alguna novedad en la investigación (la UFI 2 de Ituzaingó dice tener identificados a los atacantes, pero no los pudo hallar en los allanamientos que ordenó), Facundo lucha por su vida en el Hospital de Haedo.

La causa penal quedó caratulada como “tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil”.

El jueves, Hambra fue operado por segunda vez, debido a la aparición de líquido, lo cual se aprovechó para extraerle el proyectil que permanecía alojado en su cabeza. Luego, levantó «un poco de fiebre y empezaron a analizarlo. Tiene bronquitis», indicaron este sábado familiares de la víctima.

«Sigue estable, en estado crítico. Sin más novedades negativas», precisaron tras el parte médico de las 14hs, en el Instituto «Güemes», donde está desde el lunes.

La familia está abocada a su salud, pero no deja de repudiar la inseguridad reinante. Los repartidores denuncian que vienen siendo un blanco móvil, sobre todo desde que se decretó la cuarentena. «No podemos vivir más así, con miedo, encerrados, preocupados si sale algún familiar de casa», posteó Flavia.

La madrina de Facundo agradeció en redes «a todas las personas que ayer nos apoyaron en la marcha». Fueron más de 300 en Ituzaingó Sur. No fue la única.

También hubo una movida de repartidores en el Cruce Varela, donde un conductor quiso pasar, sacó un arma, los amenazó y luego atropelló a un manifestante.

En la protesta participaban decenas de trabajadores de Quilmes, Berazategui, Florencio Varela, Avellaneda y Lomas de Zamora que reclaman seguridad.

Había sido convocada a través de las redes sociales, para el mediodía, «en repudio y solidarizándonos con el compañero baleado de Ituzaingó». Pidieron «al presidente de la Nación, al gobernador Axel y al ministro Sergio Berni tomar decisiones urgente para prevenir estos hechos de inseguridad, estos ASESINATOS». «Queremos trabajar dignamente y pagamos nuestros impuestos para que el Estado invierta y garantice seguridad y armonía en nuestra sociedad. Estamos unidos en esto», dice el comunicado.